Ficha técnica

Título: Zama. El silenciero. Los suicidas.Trilogía de la espera | Autor: Marcos Ordóñez | Editorial: El Aleph Editores | Colección:  Modernos y Clásicos, 340 | Género: Novela | ISBN:  978-84-7669-984-3 | Páginas: 496 | Formato:  15,30 x 23 cm.| Encuadernación: Rústica con solapas|  PVP: 25,00 € | Publicación: 5 de Mayo de 2011

Zama. El silenciero. Los suicidas

EL ALEPH EDITORES

El Aleph Editores reúne por primera vez en un único volumen Zama, Los suicidas y El silenciero, las tres novelas de Antonio Di Benedetto (1922-1986), que juntas forman una trilogía sorprendente.

Antonio Di Benedetto es el último gran escritor argentino del siglo XX que queda por descubrir en España. De él dijo Jorge Luis Borges: «…Ha escrito páginas esenciales que me han emocionado y que siguen emocionándome…».

El escritor Ricardo Piglia abunda en la grandeza de Di Benedetto cuando afirma: «La prosa de Antonio Di Benedeto está a la altura de la prosa de Borges: los dos estilos son antagónicos pero también son perfectos. La publicación en un solo volumen de la trilogía de Di Benetto debe ser recibida como una fiesta y una celebración: leídas como una sola novela,  las tres obras reafirman la unidad del proyecto narrativo de  un escritor excepcional».

Juan José Saer, uno de los primeros en detectar la afinidad entre estos tres libros, afirma en el prólogo del volumen que Zama (1956), El silenciero (1964) y Los suicidas (1969) «constituyen uno de los momentos culminantes de la narrativa en lengua castellana del siglo XX. Di Benedetto es uno de los pocos escritores argentinos que ha sabido elaborar un estilo propio, fundado en la exactitud y en la economía».

«Admirado por Bolaño, Saer, Cortázar, su prosa parecía venir de ninguna parte y estar escrita para nadie. Fue un escritor radicalmente singular, único. Un genio del lenguaje. Quien lo lee nunca se olvida del cadáver de un mono que va y viene en Zama. En esa novela construyó una obra maestra sobre el tema de la espera» (Enrique Vila-Matas).

«La publicación en un solo volumen de la trilogía de Di Benedetto debe ser recibida como una fiesta y una celebración: leídas como una sola novela, las tres obras reafirman la unidad del proyecto narrativo de un escritor excepcional» (Ricardo Piglia).

 

PRÓLOGO
JUAN JOSÉ SAER
 
Las tres principales novelas de Antonio Di Bene detto, Zama, El silenciero y Los suicidas, en razón de la unidad estilística y temática que las rige, forman una especie de trilogía y, digámoslo desde ya para que quede claro de una vez por todas, constituyen uno de los momentos culminantes de la narrativa en lengua castellana de nuestro siglo. En la literatura argentina, Di Benedetto es uno de los pocos escrito res que ha sabido elaborar un estilo propio, fundado en la exactitud y en la economía y que, a pesar de su laconismo y de su aparente pobreza, se modula en muchos matices, coloquiales o reflexivos, descriptivos o líricos, y es de una eficacia sorprendente. Su habilidad técnica -a él no le hubiese gustado la palabra y a mí tampoco me convence demasiado-, que un rasgo personal suplementario, bastante escaso en nuestra época por otra parte, la discreción, relega siempre a un segundo plano, es también asombrosa, y si bien es la tensión interna del relato la que organiza los he chos, esa maestría excepcional los destila sabiamente para darles su lugar preciso en el conjunto. De sus construcciones novelísticas, el capricho está deste rrado. Su arte sutil va descartando con mano segura las escorias retóricas para concentrarse en lo esencial. De ese arte singular, El silenciero es una de las cum bres. Aparecida por primera vez en 1964, esta novela prosigue el soliloquio narrativo iniciado con Zama en 1956 y que se prolongará en Los suicidas, publicada en 1966, formando un sistema tácito que se propone re presentar el mundo, del que el ruido, en El silenciero, no es más que una variación metonímica, como «un instrumento de-no-dejarser». Del abandono cósmico de Zama al inventario metódico de las circunstancias y de las razones que pueden legitimar el suicidio, el hombre de Di Benedetto vive acorralado por el ruido destructor del mundo. Y el silenciero -neologismo admirable que ilustra la precisión conceptual de Di Benedetto y su capacidad para aprovechar las delicadas evocaciones del habla-, ese personaje sin nombre encerrado en su universo persecutorio, que sólo logra eternizar la tortura cuando decide neutralizar sus causas, es una figura eminente entre las muchas que se perfilan en el paisaje inconfundible de sus relatos.
 
    Los que hacen derivar la novela de la épica, con buenas razones históricas probablemente, deberían darse por vencidos: en esta trilogía poco común, las chafalonías melodramáticas y morales de la épica ya no tienen cabida. Los personajes de Di Benedetto se debaten, apaga-damente podría decirse, clavados a su imposibilidad de vivir, como un insecto todavía vivo en una lámina de naturalista, por la punta hiriente de alguna obsesión, la esperanza irrazonable, el suicidio, los ruidos «que alteran el ser».

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]