Ficha técnica

Título: Yo y la energía | Autor: Nikola Tesla | Editorial: Turner | Colección: Noema | Género: Ensayo | ISBN: 978-84-7506- 293-8 | Páginas: 312 | Formato:  14 x 22 cm.| Encuadernación: Rústica con solapas | PVP: 19,90 € | 

Yo y la energía

TURNER

Nikola Tesla ha pasado a la historia como el inventor de la corriente alterna, el perdedor de la «guerra de las corrientes» contra Edison, el paradigma del genio incomprendido al que la historia hace justicia siglos después. Hoy disfruta de una segunda juventud, con el interés de las generaciones más jóvenes y con la actualidad de muchas de sus teorías visionarias sobre la comunicación inalámbrica y el uso responsable de la energía.

Este volumen recoge dos de sus textos más importantes, de los muchos que publicó durante su vida en las revistas científicas de su tiempo. Gracias a ellos, «oímos» la voz en primera persona de un genio, un hombre que se sobrepuso siempre a una vida de incomprensiones y fracasos con el convencimiento de que el futuro era suyo. 

 

I

MI INFANCIA

——————————————

NOTA DEL EDITOR A MIS INVENTOS  

¿Cómo inventa el mejor inventor del mundo? ¿Cómo da vida a un invento? ¿Qué clase de mentalidad tiene Nikola Tesla? ¿Fue su infancia un lugar común, como la de la mayoría de nosotros? ¿Cuál fue la formación temprana de uno de los Elegidos del Mundo? A estas y a muchas otras preguntas interesantes responde con un estilo incomparable el propio Nikola Tesla en este, su primer artículo.

   De su autobiografía, que trata principalmente de su primera juventud, obtenemos una buena perspectiva de la maravillosa vida que este hombre ha llevado. Se lee como un cuento de hadas, que tiene la ventaja de ser verdad, pues Tesla no es un mortal común. Ha llevado una vida afortunada -postrado por la peste, el cólera y Dios sabe qué más; dado por muerto al menos tres veces por los médicos-, con sesenta años lo encontramos más joven que nunca. Pero… lean sus propias palabras. Jamás habrán leído nada semejante.  

———————————————

 

El desarrollo progresivo del hombre depende vitalmente de la invención; es el producto más importante de su cerebro creativo. Su propósito último es el dominio completo de la mente sobre el mundo material, el aprovechamiento de las fuerzas de la naturaleza para las necesidades humanas. Esta es la difícil tarea del inventor, a quien a menudo no se comprende ni se recompensa. Pero él encuentra amplia compensación en el agradable ejercicio de sus poderes y en la conciencia de pertenecer a esa clase excepcionalmente privilegiada, sin la cual la raza habría perecido hace tiempo en la amarga lucha contra los elementos inclementes.  

   Por lo que se refiere a mí, yo ya he tenido toda mi ración de este placer exquisito, en tal medida que durante muchos años mi vida prácticamente fue un éxtasis constante. Se me considera uno de los trabajadores más dedicados y si el pensamiento es un equivalente de la tarea quizá lo soy, pues a él he consagrado casi todas mis horas de vigilia. Pero si el trabajo se interpreta como un rendimiento determinado durante un tiempo específico de acuerdo con una regla rígida, entonces puede que yo haya sido el peor de los haraganes. Cada esfuerzo coaccionado exige un sacrificio de energía vital. Yo nunca pagué tal precio. Al contrario, el pensamiento me ha dado alas.

   En un intento por dar cuenta de mis actividades de manera conexa y fidedigna en esta serie de artículos que se van a presentar con la asistencia de los editores del Electrical Experimenter y que están principalmente dirigidos a nuestros jóvenes lectores de sexo masculino, debo ocuparme, aunque a regañadientes, de las impresiones de mi juventud y de las circunstancias y eventos que han sido decisivos en la definición de mi carrera. 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]