Ficha técnica

Título: Una súper triste historia de amor verdadero | Título original: Super Sad True Love Story | Autor: Gary Shteyngart | Traducción: Ramón de España | Editorial: Duomo | Colección: Nefelibata | Género: Novela | ISBN:9788492723645 | Páginas: 416 | Formato:  14 x 21,5 cm.| Encuadernación: Rústica con solapas con el interior de la portada en color |  PVP: 21,00 € | Publicación: 29 de Agosto de 2011

Una súper triste historia de amor verdadero

DUOMO EDICIONES

¿Es posible vivir una historia de amor verdadero en un mundo que se desmorona?

El Central Park de Nueva York está a reventar de jóvenes que acampan en señal de protesta. La salud, el transporte, y la educación han sido privatizados y sus efectos son desastrosos. Estados Unidos se encuentra al borde del colapso -ahogado por la presión china-, y sus ciudadanos viven a merced de una voluble economía en la que no hay lugar para los pobres y los viejos. Lenny Abramov está a punto de perder su empleo en una multinacional que vende inmortalidad, pero está cerca de lograr lo que nadie, en este agitado y apocalíptico mundo, ha conseguido hasta ahora: tener a su lado a alguien que lo ame, porque el amor, como los libros y el gusto por la lectura, se ha convertido en un vago recuerdo.

«Una mezcla embriagadora de aguda mordacidad, profecía social, exuberancia lingüística y emoción demoledora.» David Mitchell

«El dulce y desventurado Lenny y la hermosa Eunice son los Romeo y Julieta de nuestra época.» Kiran Desai

«Con una prosa supercafeínica y traviesa, Shteyngart trae al mundo su novela más poderosa y sincera.» Michiko Kakutani – The New York Times 

 

No te vayas tranquilamente

De los diarios de Lenny Abramov 

 

1 de junio
Roma – Nueva York
Queridísimo diario:
Hoy he tomado una decisión fundamental: No me voy a morir nunca.
   Otros morirán a mi alrededor. Serán anulados. Nada de su personalidad se conservará. Se apagará el interruptor. Su vida, su entera existencia, quedará resumida en relucientes lápidas de mármol con frases falsas («su estrella brilló refulgente», «nunca le olvidaremos», «le gustaba el jazz»), y luego, también estas desaparecerán por una inundación o serán demolidas a picotazos por algún pavo genéticamente modificado del futuro.
   Que no digan que la vida es un viaje. Un viaje es cuando acabas llegando a alguna parte. Cuando yo me subo al tren número 6 para ir a ver a mi asistente social, eso sí es un viaje. Cuando le suplico al piloto de este costroso aparato de UnitedContinentalDeltamerican que atraviesa tembloroso el Atlántico que dé la vuelta y regrese de inmediato a Roma y hacia los volubles brazos de Eunice Park, eso sí que es un viaje.
   Un momento. Hay más, ¿verdad? Queda nuestro legado. ¡No nos morimos porque nuestra progenie sigue adelante! La transmisión ritual del adn: los ricitos de mamá, el labio inferior del abuelo… Yo creo que los niños son nuestro futuro, digo recurriendo a la canción The greatest love of all, de la diva pop de los años ochenta Whitney Houston, la número nueve de su epónimo primer elepé.
   Puras chorradas. Los niños solo son nuestro futuro en el sentido más estricto y transitivo. Son nuestro futuro hasta que también ellos perecen. El siguiente verso de la canción, «Enséñales bien y déjales encabezar la marcha», anima a los adultos a dar rienda suelta a su egoísmo y dejarlo todo en manos de las futuras generaciones. La frase «Yo vivo para mis hijos», por ejemplo, equivale a admitir que uno no tardará en morir y que, a efectos prácticos, su vida ya ha terminado. «Me muero gradualmente por mis hijos» resultaría más adecuado.
   Pero ¿cómo son nuestros hijos? De jóvenes, frescos y encantadores; desconocedores de la mortalidad; dando vueltas, en plan Eunice Park, por la alta hierba con sus piernas de alabastro; encantadores cervatillos todos ellos, reluciendo en su ensoñadora plasticidad, en sintonía con la franca y sencilla naturaleza de su mundo.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]