Ficha técnica

Título: Un centímetro de seda. Antología del microrrelato español. Orígenes históricos: Modernismo y Vanguardia | Editor: Darío Hernández   |  VV. AA. | Editorial: Menos Cuarto Colección: Reloj de arena   | Formato: 14 x 21 cm  |  Encuadernación: Rústica  ISBN: 978-84-15740-30-8   Precio: 13 euros |  Fecha: 2016 | Páginas: 104   | 

Un centímetro de seda

MENOS CUARTO

El origen del microrrelato se sitúa estrechamente vinculado en España con el Modernismo y las Vanguardias, como puede comprobarse en esta antología que reúne una  cuidada selección de piezas de precursores y pioneros de la narrativa más breve. Entre ellos se encuentran Juan Ramón Jiménez, Ramón Gómez de la Serna, Federico García Lorca, Luis Buñuel y Francisco Ayala. Así, este libro no solo ofrece la atractiva lectura de obras de diversos nombres clave en la cultura española del siglo XX -poco atendidas hasta ahora por la crítica y desconocidas por la mayoría de los lectores-, sino que contribuye al auge de un nuevo género literario que hoy muestra singular pujanza en el mundo hispánico.  

 

Orígenes históricos del microrrelato español.
Del Modernismo a las Vanguardias

DARÍO HERNÁNDEZ

Al igual que la inmensa mayoría de investigadores del microrrelato hispánico, considero que los escritores que merecenentrar a formar parte del grupo de precursores del género enlengua española son aquellos que comenzaron a cultivar lamicronarrativa entre los inicios del Modernismo y el final delas Vanguardias, límites culturales y artísticos que coincidenen España con acontecimientos históricos como la primera y segunda visitas de Rubén Darío a nuestro país, en los años 1892 y 1898 respectivamente, y con la caída de la Segunda República en 1939, tras tres largos años de guerra civil.

     Por supuesto, existieron otros autores pertenecientes ageneraciones anteriores que también produjeron textosmicronarrativos o que participaron, en términos generales, en el desarrollo de la que hoy podemos denominar minificción literaria, pero no será hasta la llegada del «Arte Nuevo»,es decir, del Modernismo y las Vanguardias, cuando dichos textos se asienten realmente en nuestras letras: «La preferencia por los textos cortos no afectó solo a la narrativa, sino a todas las expresiones prosísticas, y se extendió a la totalidad de los géneros literarios, desde la lírica al teatro o a la prosa de ideas, y reavivó el interés por formas antiguas como el aforismo, la semblanza o el cuadro dramático, por lo que puede hablarse con propiedad de una «estética de la brevedad» que encuentra su mejor testigo en la prensa literaria de la época. La vieja máxima gracianesca de que obran másquintaesencias que fárragos adquiere una plena vigencia».

       Como es lógico, dado que nos situamos en la etapa fundacional del género, esto es, en una época en la que este se encontraba aún en pleno proceso de conformación, ni los límites de concisión textual ni los márgenes entre lo lírico y lo narrativo estaban tan marcados entonces como en la actualidad. Así pues, a menudo nos moveremos en estamisma antología en un territorio fronterizo donde convivenclaros exponentes del microrrelato, tanto en grado de concisión como de narratividad, con otros casos de textos que o no son tan breves como idealmente requiere el género ono son tan narrativos como para que su adscripción genérica no se preste a discusión.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]