Ficha técnica

Título: Un americano | Autor: Henry Roth |  Traducción:  Mariano Antolín Rato | Editorial: Alfaguara | Colección: Literaturas| Género: Novela | ISBN: 9788420407210| Páginas: 392 |  PVP: 21,00 € | Publicación: 1 de Junio de 2011

Un americano

ALFAGUARA

El manuscrito de Un americano reposó intacto durante una década en los archivos de una oficina antes de caer en manos de Willing Davidson, un joven becario del departamento de ficción de The New Yorker quien, con una «creciente sensación de júbilo y de haber hecho un descubrimiento», reconoció que aquel manuscrito inédito poseía «un sorprendente vigor».

Un americano vuelve a presentarnos al álter ego de Roth, Ira, que abandona a su dictatorial amante por una pianista rubia y aristocrática. El conflicto que eso produce entre sus raíces en el gueto judío y sus aspiraciones literarias le obliga a abandonar temporalmente a su familia y dirigirse al prometedor lejano oeste. La obra póstuma de Roth no sólo es el último testimonio personal de la Depresión, sino también una desgarradora novela sobre la reinvención y la trascendencia del amor.

«Extraordinaria… Indispensable para apreciar las increíbles vida y obra de Roth en su conjunto.» The New York Times Book Review
 
«La emoción de leer está servida.» José María Guelbenzu

«Una conclusión apasionada y vital de la valiente y catártica obra magna de Roth.» Donna Seaman, Booklist

«Su primera novela Llámalo sueño fue su Ulises. La póstuma Un americano supone sus Uvas de la ira […] Una novela gloriosa, evocadora y literaria que perdurará.» Thane Rosenbaum, Los Angeles Times

«Una absorbente historia de amor durante la Gran Depresión, que cobra una nueva dimensión al arrojar luz sobre los últimos años de Roth.» Steven G. Kellman, Bookforum

«Roth recrea con una inmediatez sobresaliente el entusiasmo y la degradación de la vida bohemia durante la Gran Depresión, mientras da tumbos como una figura esencialmente picaresca.» Judith Shulevitz, Slate

«El libro presenta la clase de frescura y energía que supuestamente prometen las continuaciones largamente aguardadas, aunque muy pocas veces ocurra así.» David Kipen, Barnes and Noble

«El libro hace justicia al legado de Roth, y debería ser considerado una lectura esencial para los completistas.» James McCaffery, Suite101

 

Prólogo
A veces se vuela

             Yo estaba cortejando a una joven, si a aquella clase de atenciones bruscas, inseguras, equívocas que le prestaba se las podía llamar cortejar: en cualquier caso para mí lo era, pues nunca había hecho algo así antes.

        La había conocido en Yaddo, la colonia de artistas, un sitio del que probablemente hayas oído hablar, donde se invitaba a escritores, pintores y músicos durante el verano, o parte de él, con la esperanza de que, aligerados de sus agobios y preocupaciones habituales, y con abundante tiempo libre a su disposición, crearían. Por desgracia la cosa no funcionaba de ese modo, como probablemente también hayas oído. La mayoría necesitábamos agobio y preocupaciones, pues una vez allí holgazaneábamos o perdíamos gran cantidad de tiempo en charlas frívolas y superfluas. Aquello era durante la época de la guerra civil española, en 1938 para ser exactos, y claro, de nuestra conversación formaba parte el hecho de que los leales a la República parecían a punto de lograr la victoria y sin embargo eran incapaces de conseguirla. También existía en aquella época una especie de preponderancia de inclinaciones marxistas entre los intelectuales jóvenes. Menciono esas cosas para recordar cuál me parecía que era el ambiente de esa época.

        Entonces yo estaba dedicado a escribir una segunda novela, sobre cuya finalización había llegado a un acuerdo con mi editor. Ya había escrito una parte completa, y esa parte inicial había sido aceptada y celebrada. No necesitaba más que acabarla. Pero fue mal a partir de entonces; en realidad, había ido mal antes de que llegara a Yaddo; no puedo culpar a Yaddo de eso: me proporcionaron el ambiente necesario para escribir. Había ido mal: había desaparecido el objetivo, desaparecido la determinación, el impulso. Parecía que en mi interior se estaba produciendo un cambio profundo en la manera como abordaba mi oficio, en mi objetividad. Es difícil de decir. Por desgracia, no soy lo suficientemente analítico como para ser capaz de aislar el problema, aunque tampoco sé qué bien podría haber supuesto poder serlo.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]