Ficha técnica

Título: Todo | Autor: Kevin Canty|  Traducción: Damià Alou | Editorial: Libros del Asteroide | Género: Novela | ISBN: 9788492663583| Páginas: 280 | Formato:  12,5 x 20 cm. |  PVP: 18,95 € | Publicación: 27 Febrero de 2012

Todo

LIBROS DEL ASTEROIDE

RL, un hombre de cincuenta años que regenta un negocio de pesca deportiva en un pequeño pueblo de EE. UU., se encuentra con June, la viuda de un amigo íntimo, para celebrar el que hubiera sido el cincuenta cumpleaños de su amigo. Tras once años atrapada por el recuerdo de su muerte, June ha decidido pasar página y pone a la venta la casa que habían compartido.

Las cosas también están cambiando para RL: Betsy, una antigua novia, le pide que la acoja en su casa mientras recibe un tratamiento de quimioterapia, y su hija de diecinueve años, Layla, tampoco pasa por su mejor momento. Su relación con esas tres mujeres afecta profundamente a RL; los cambios a los que ellas se enfrentan harán que se cuestione lo que ha hecho durante los últimos años y le empujarán a tomar de nuevo las riendas
de su vida.

Ambientada en un pueblo del estado de Montana, cuya belleza y carácter se ven reflejados en los personajes, Todo es una novela sobre las segundas oportunidades. Publicada en 2010, la crítica norteamericana la consideró como una de las mejores novelas del año.

«Cuatro personajes, tres romances equivocados, todos forjados por la locura del amor, todos vivos en las hábiles manos de Canty. Todo examina cómo estas relaciones germinan, florecen y luego no progresan tal como sus personajes hubieran esperado. Hay mucho alcohol y corazones rotos en este libro, y aun así está lleno de optimismo y compasión. (…) En Todo Canty ha encontrado su propio estilo y nos hechiza.» Vendela Vida (The New York Times Book Review)

«La prosa de Canty es sobria pero evocadora: diez de sus palabras hacen más por transmitir los anhelos y sufrimientos de sus personajes que veinte de otros escritores.» The Boston Globe

«De principio a fin, Todo es una de esas sensacionales y escasas novelas que poseen un bello lenguaje, una estructura llena de intriga y una narración apasionante. Somos afortunados porque Kevin Canty, que ya era un gran escritor de cuentos, ha escrito su mejor obra.» Minneapolis Star Tribune

«Te hace reflexionar sobre qué parecida puede ser tu vida a la de estos habitantes de Montana.» Chicago Tribune

 

PÁGINAS DEL LIBRO

El cinco de julio RL y June bajaron al río, se sentaron en las rocas con una botella de Johnnie Walker etiqueta roja y hablaron de Taylor. El cinco de julio era el cumpleaños de Taylor y hacían lo mismo cada año. Taylor habría cumplido cincuenta. RL había sido su amigo de infancia y June había estado casada con él. Llevaba muerto once años.

   Aquel canal lateral había sido uno de los lugares de pesca favoritos de Taylor, pero cinco o seis años antes un distribuidor de cerveza de Sacramento había construido una casa de troncos de veinte habitaciones sobre la ribera, y luego había metido un tractor Cat D6 en el río y había levantado un dique lateral para impedir que su casa cayera dentro del agua. Aquella operación apartó toda la corriente del canal lateral y la condujo hacia el cauce principal del río. Unos pocos pescados grandes seguían merodeando por las profundidades del canal, pero en su mayor parte eran bagres. Sin embargo, era un lugar bonito para sentarse durante las largas tardes, y la sombra de los altos álamos de Virginia se adensaba lentamente en el agua verdosa. Un lugar bonito siempre y cuando procuraras no ver el palacio de troncos. Se sentaron en las rocas y observaron el parsimonioso discurrir del agua, el fresco chapoteo del agua sobre la grava.

   Ojalá…, dijo June.

   Ojalá ¿qué?, le preguntó RL.

   Ojalá tuviera un cigarrillo, dijo ella, y soltó una carcajada. June fumaba exactamente un día al año, y ese era el día. RL sacó uno, se lo dio y lo encendió. Él estaba fumando un puro. Había comprado los cigarrillos especialmente para ella. Los dos se quedaron contemplando las volutas de humo en el aire quieto. RL apenas oía los camiones que pasaban por la interestatal, a un kilómetro y medio de distancia. Aquel sonido siempre le hacía sentirse solo, pensar en aquella autopista, toda aquella noche americana allí fuera.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]