Ficha técnica

Título: Todas las historias de amor son historias de fantasmas | Autor: D. T. MAx | Traducción: María Serrano |  Editorial: Debate | Páginas: 480 | PVP.: 23,90 euros | ISBN:  9788499922935 | Formato: Tapa dura con sobrecubierta | Epub: 12,99 euros. | Fecha de publicación: 5 de
septiembre de 2013

Todas las historias de amor son historias de fantasmas

DEBATE

David Foster Wallace es a la literatura contemporánea lo que Kurt Cobain a la música o James Dean al cine. Murió tan joven que su prometedor talento y sus logros han cristalizado en una leyenda, Incluso tenía un símbolo icónico propio: la bandana. Para miles de jóvenes de su generación, se convirtió en alguien a quien había que leer, admirar, seguir.

David Foster Wallace era el faro literario de su generación, un autor que no solo seducía a los lectores con su prosa sino que además los deslumbraba con la brillantez de su mente. En la primera biografía de David Foster Wallace, D.T. Max describe la atormentada, angustiosa y con frecuencia triunfante lucha de Wallace por imponerse como novelista mientras combate la depresión y las adicciones para lograr su obra maestra La broma infinita.

Desde su prematura muerte en septiembre de 2008, a los 46 años, Wallace se ha convertido en algo más que el escritor por antonomasia de su generación (como Scott Fitzgerald, Joseph Heller o Pynchon de las suyas); ha pasado a ser un símbolo de sinceridad y franqueza en la era del cinismo. Al final, como demuestra Max, lo que es más interesante de Wallace no es solo lo que escribió, sino lo que nos enseñó sobre cómo vivir. Escrita con la colaboración de la familia y los amigos de Wallace y con acceso a su correspondencia inédita, manuscritos y grabaciones, este retrato de un escritor extraordinariamente dotado es tan fresco como un Diario, tan íntimo como una carta de amor, tan doloroso como una despedida. En septiembre de 2013 Mondadori publica En cuerpo y en lo otro, una colección de ensayos de Foster Wallace hasta ahora inéditos en España.

Otros títulos de David Foster Wallace publicados en Random House Mondadori son: El rey pálido (Debolsillo 2013, Mondadori 2011), Esto es agua (RHM Flash 2012), La broma infinita (Debolsillo 2011, Mondadori 2011), Entrevistas breves con hombres repulsivos (Mondadori 2011, Debolsillo 2009), La niña del pelo raro (Mondadori 2011, Debolsillo 2009), Hablemos de langostas (Mondadori 2011, Debolsillo 2009), Algo supuestamente divertido que no volveré a hacer (Debolsillo 2011, Mondadori 2009) y Extición (Debolsillo 2009, Mondadori 2005).

«Una extraordinaria investigación; Un libro tan compasivo como doloroso de leer.» Dave Eggers.

«Hay que darle este libro a todos los que quieran escribir, aunque solo sea para advertir al aspirante a escritor que convertirse en una importante voz de tu generación apenas sirve de protección ante la angustia, el miedo y la desesperación. Si admiras la obra de Wallace, es obvio que has de leer este libro; pero si no admiras la obra de Wallace es especialmente importante que leas este libro.» Tom Bissell. 

 

1

«Llámeme Dave» 

Toda historia tiene un principio, y la de David Wallace empieza así. Nació en Ithaca, en el estado de Nueva York, el 21 de febrero de 1962. Su padre, James, pertenecía a una familia de profesionales liberales y estaba estudiando un posgrado de fi losofía en Cornell. Sally Foster, la madre de David, procedía de un entorno más rural, su padre se dedicaba al cultivo de la patata y su familia estaba repartida entre el estado de Maine y la provincia de New Brunswick, en Canadá. Su abuelo era pastor baptista y había enseñado a leer a Sally con la Biblia. Sally estudió con una beca en un internado y después ingresó en el Mount Holyoke College, donde estudió fi lología inglesa. Fue presidenta del consejo de alumnos y la primera persona de su familia en obtener una licenciatura.

     Dos años después del nacimiento de David, Jim y Sally tuvieron una hija, Amy. Para entonces, la familia se había trasladado a las ciudades gemelas de Champaign-Urbana, en el centro de Illinois, sede de la universidad pública más importante del estado. A la familia no le entusiasmaba la idea de dejar Cornell -a Sally y a Jim les encantaban las formas onduladas del paisaje de la región-, pero el departamento de fi losofía de la universidad le había ofrecido un puesto a Wallace y este no pudo rechazarlo. A su llegada, la pareja comprobó con sorpresa lo inhóspita que era su nueva ciudad, considerablemente plana y desapacible. Pero, por fortuna, muy pronto el puesto de Jim tuvo posibilidades de convertirse en una plaza de profesor titular, Sally volvió a la universidad para estudiar un máster en fi lología inglesa y en 1969 la familia terminó instalándose defi nitivamente en Urbana con la compra de una casita amarilla de dos plantas cerca de la universidad, en una pequeña calle de tan solo una manzana de longitud. Unas pocas calles más allá empezaban los campos de maíz y de soja, extensas praderas de cultivos que se extendían hasta donde alcanzaba la vista en un horizonte infi nito.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]