Ficha técnica

Título: Tardes con Margueritte |  Autora: Marie-Sabine Roger |  Editorial: Duomo | Colección: Nefelibata |  Título original: La tête en friche | Traducción: Sofía Tros de Ilarduya | Páginas: 216 | PVP:18,00 euros |  ISBN: 978 84 93703 00 4

Tardes con Margueritte

DUOMO EDICIONES

 

German Chazes tiene 45 años y pesa 100 kilos, no tiene demasiadas luces pero sí las suficientes como para darse cuenta de las limitaciones de su inteligencia. Vive en una caravana en el patio de la casa de su madre y mata el tiempo haciendo algunas chapuzas, contando pájaros en el parque o escribiendo su nombre en el monumento a los caídos de la guerra. Pero en la vida no todo es definitivo… Un día, en un parque, conoce a Margueritte, una viejecita elegante y cultivada con quien descubrirá un mundo más amplio. Primero hablarán sobre palomas y luego sobre libros: Camus, Sepúlveda, Gary… y poco a poco entre ellos surgirá una especial complicidad. Leyendo en el parque con Margueritte, el mundo de Germain empieza a transformarse: un universo nuevo se abre ante él, el mundo de las letras y los libros. Ella le guiará y le mostrará la emoción o el miedo que pueden suscitar las lecturas y el conocimiento.

 

 I

 He decidido adoptar a Margueritte. Pronto celebrará su octogésimo sexto cumpleaños, más me vale no esperar demasiado, los ancianos tienen tendencia a morir. Así, si le pasa cualquier cosa, no sé, si se cae en la calle o le dan un tirón del bolso, ahí estaré yo. Podré llegar rápidamente, quitar a la gente de en medio y decirles:

-Vale, está bien, váyanse, ahora me encargo yo: es mi abuela. No lleva escrito en la frente que sólo sea adoptada.

Podría comprarle el periódico, los caramelos de menta, sentarme con ella en el parque, ir a Les Peupliers los domingos y, si me da la gana, quedarme a comer. Evidentemente, antes también podía hacerlo, pero me habría sentido como de visita. A partir de ahora lo haré por gusto y también por deber. Ésta es la novedad: las obligaciones familiares. Algo que, lo percibo, me gustará.

Haber conocido a Margueritte me ha cambiado la vida. Tener a alguien en quien pensar con ilusión -alguien que no sea yo, quiero decir- me resulta raro. No estoy acostumbrado. Antes de ella, no había tenido familia.

 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]