Ficha técnica

Título: Seres desconocidos | Autor: Mariano García | Editorial: Adriana Hidalgo | Colección: La lengua | Género: Novela | ISBN: 978-987-1556-91-5 | Páginas: 154 págs.

Seres desconocidos

ADRIANA HIDALGO EDITORIAL 

Comedia negra, desventuras de un exiliado argentino en Madrid. Narra la historia de un ex profesor de secundaria caído en desgracia por un presunto affaire con una lolita.

Un argentino emigra a Madrid, siguiendo a su pareja. Tras un confuso incidente con una alumna, debe abandonar el colegio religioso donde da clases. El incidente altera su personalidad (o termina de desarrollarla) y su pareja lo abandona. Por un tiempo logra mantenerse, económica y espiritualmente, a costa de una galerista mormona. Pero el chantaje de un portero perverso, y el descubrimiento de cierto libro vampírico, lentamente allanan el camino de su ruina, que él irá regando con pétalos de almibarada venganza.

 

 

Primeros párrafos del libro:

 

Aunque me resulte irreal escribir a ciegas, intentaré cumplir con lo que se me ha pedido. Pese a mi enorme confusión, haré lo posible por explicar quién soy y cómo llegué aquí, si bien es poco probable que pueda dar una explicación convincente de mí mismo cuando yo no la tengo.

Nuestra conciencia tiene tan en cuenta la contraposición entre apariencia perspectiva y realidad objetiva, que realiza una sobrecompensación de las modificaciones perspectivas, es decir, acostumbra a considerar lo falsamente objetivo como verdadero y en muchos casos considera lo verdaderamente objetivo como falso, dijo alguien, no sé cuándo ni dónde, ¿o fui yo en mi inédita obra magna?

Lo que viene antes que nada a la mente es aquel peligroso primer talismán del que nunca sabré si perteneció o no a esta realidad. Al menos puedo reconocer que el hallazgo de ese libro fusionó lo que debe estar separado y separó lo que está destinado a ser una sola cosa.

Debería exclamar: ¡maldita la hora en que me crucé con él!, pero ya no puedo engañar a nadie. Esto es una confesión y no están permitidas las mentiras. Si miento, sólo será producto de la confusión.

Yo no ignoraba, cuando tomé aquel libro sobre los parásitos, que podía figurar junto a sulfurosos grimorios que revelan los secretos del infierno. No ignoraba que algo terrible debía ocultarse bajo el fantástico nombre de astróloga de Ada Mantis.

Aun así, también la librera demente que no me lo quiso vender, enana, miope y entrecana, botas de lluvia azules y suéter azul en pleno verano, vociferando, imprecando contra la humanidad que la vulneraba, esa librera podía muy bien haber sido el disfraz de Ada Mantis. Pero Ada Mantis no existe. Me lo explicaron aquí… bueno, en el monasterio. Con todo, sigo creyendo que esa librera pudo haber sido el nigromante Bruno Dee. ¿O acaso hay algo imposible para un buen brujo?

Pero, ¿con qué objeto? ¡Con qué objeto! Yo era muy valioso. Tenía el don y debía desarrollarlo. Era un parásito ejemplar.

A partir de mi separación habrán comenzado a seguirme. Pues es un hecho que me seguían. Lo más terrible del delirio de persecución es que a la larga no es ningún delirio sino que se comprueba la existencia de los conjurados.

Temo no ser coherente. Debo ordenar mi espíritu, ordenar mi mente y ordenar mi relato. Es vital porque soy el primer interesado.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]