Ficha técnica

Título: Selected Poems (edición bilingüe) | Autor: Rafael Cadenas | Editorial Bid&Co

Selected Poems

PREMIO FIL DE LETRAS ROMANCES 2009

EDITORIAL BID&CO

 

A escuchar lo inoído nos invita en estas páginas Rafael Cadenas, cifrando sus silencios ascéticos, sus conocimientos extáticos, el quiebre, la rotura psíquica, la celebración de la vida, el milagro de intentar reconciliar al hombre con el otro y con la inmensidad amenazante. Su poesía toda, que dialoga con lo sacro y que cuestiona honestísimamente la poesía sacralizadora, se levanta en el continente con fuerza diamantina y hondura reflexiva. Aquí, con la venia del poeta, una amplia y a la vez apretada selección de sus libros se nos revela en edición bilingüe, gracias a la escucha sensible de la traducción de Rowena Hill.

 

Nota: en esta edición se fijan los siguientes criterios:

1. las diferencias con otras ediciones, en particular con la del Fondo de Cultura Económica (México, 2000) y con la de Editorial Pre-Textos (Valencia-España, 2007), se consultaron con el autor y acá se presenta la versión autorizada por él;

2. el inicio de poema se marca con versales, así como el final con · ;

3. en las secciones o poemas con divisiones numeradas originalmente, cuando se toman incompletas, dichas numeraciones se omiten (caso secciones «El juez» y «Realidad» en Intemperie y el poema «Voz» en sección «Notaciones» de Memorial;

4. el flujo de texto en los versos largos (de dos o más líneas) se limita al espacio disponible en la mancha de impresión, el autor no fija un criterio para partir estos versos en un sitio en particular, de allí que queda a cuenta del editor; nosotros marcamos la continuación del verso con «[»;

5. el uso de sangría, o no, en el caso de los poemas en prosa, también queda a criterio editorial.

 

INTRODUCCIÓN

 Una palabra temblorosa

«Me cautiva el lenguaje de los místicos, especialmente, desde luego, el de los españoles. Tienen el don de acuñar expresiones indelebles para comunicarnos un saber, que es más bien, en última instancia, un no saber». Con esta frase, extraída de sus Apuntes sobre san Juan de la Cruz y la mística, Rafael Cadenas nos da cuenta de un aspecto esencial de toda su obra poética: la búsqueda de un lenguaje cada vez más sereno y aplomado, debajo del cual podamos sentir el latido de un estado de gracia, de una sabiduría vital en la que el ser alcance el contacto pleno con lo real. Su empeño en esta búsqueda, obsesiva y reiterada, ha propiciado incluso la autoimpugnación, en aquellos momentos en que el hablante poético, investido ocasionalmente con las galas de personaje, se ha declarado víctima del extravío y en acto de «Reconocimiento» ha admitido haber incendiado «los testimonios falaces» y adoptado «la forma directa», en procura no de «estilo,/sino honradez», de «una voz/sin tretas», «sin magia,/ sin los aderezos que usa la retórica». Pues si en efecto, en su conjunto, la obra poética de Cadenas se nos ofrece a primera vista como una tentativa a ratos díscola, frecuentada por rupturas, donde en el tiempo se han acumulado y superpuesto una diversidad de modulaciones, registros y formas poéticas (versículos, poemas en prosa, aforismos, epigramas, apuntes, notas, versos breves, etc) toda ella se funda y se edifica sobre los mismos pilares, los pocos asuntos que en lo temático la ciñen: el yo como obstáculo o impedimento para lograr un estado de compenetración con la realidad; la otredad en sus múltiples derivaciones (los continuos y amenazantes desdoblamientos y enmascaramientos del yo, pero también la posibilidad de comunión y complementariedad espiritual con la amada, cuerpo y alma afín al deseo místico); la indagación en la experiencia de lo real, en el misterio esencial, no como ideación sino como imperativo de la dimensión sensible del ser; el lenguaje como paradoja: artifi cio que nos aleja de esa experiencia pero en cuyo fondo permanece latente, de modo inmanente, la posibilidad de vínculo con ella; la atención, la detención en el instante, en el suceder, la celebración de aquello que se revela tras la aceptación de un estado de ignorancia fundamental; o el exilio y el desarraigo como condiciones inherentes al desasosiego de existir, y la nostalgia por un estado primigenio de unidad elemental, trasmutada en ocasiones en una geografía aislada en la que la naturaleza sensual y enigmática sirve como correlato de tal situación anímica.

 

 

 

 

 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]