Ficha técnica

Título: Repertorio de vituperios musicales | Autor:  Nicolás Slonimsky | Editorial: TaurusColección:  Pensamiento | Páginas: 352 |  |  Encuadernación: Tapa blanda con solapa   | Fecha: febrero | ISBN: 9788430617708 | Precio: 21,90 euros

Repertorio de vituperios musicales

TAURUS

¿Qué famoso compositor fue un sinvergüenza y un bastardo sin talento alguno? ¿El tercer movimiento de qué conocida sinfonía comienza con un perro aullando a la medianoche, luego imita las regurgitaciones de una cisterna de casa vulgar de clase media baja, y termina con un violonchelo tratando de reproducir el chirrido de una carretilla sin engrasar?

Repertorio de vituperios musicales es un recorrido venenoso por la historia de la música clásica.

Más allá de una exhaustiva muestra del despliegue de ingenio y la lengua viperina de los críticos musicales a la hora de arremeter contra las obras desde la época de Beethoven, este libro es a su vez una sutil crítica a nuestro ancestral rechazo de todo lo nuevo y desconocido. Además, el estilo meticuloso de los comentarios, que entran a valorar aspectos musicales curiosos y sutiles detalles de las piezas, no solo da fe de un increíble nivel en la crítica musical, que hoy hemos perdido, sino que además llevará al lector a escuchar de otro modo las obras maestras de la historia de la música occidental. Entre los eminentes críticos están George Bernard Shaw, Friedrich Nietzsche y Oscar Wilde.

«Liszt es una persona común y corriente con el pelo de punta, un esnob salido de un frenopático. Escribe la música más fea que existe.» Dramatic and Musical Review, Londres, 7 de enero de 1843

«Beethoven les cogió el gusto a las disonancias poco eufónicas porque oía poco y de un modo confuso […]. Las combinaciones más monstruosas de notas acabaron sonando, en su cabeza, como aceptables y equilibradas.» A. Oulibicheff, Beethoven, ses critiques et ses glossateurs, París 1857

«La música de Wagner es la que más me gusta. Suena tan fuerte que uno puede hablar todo el tiempo sin que nadie oiga lo que dice.» Oscar Wilde

«Probablemente la obra de consulta más entretenida que existe. Lo que tenemos aquí es una antología sensacionalista de la crítica de la música clásica, pero gracias a las impecables credenciales de Slonimsky, nadie tiene que fingir que lo compra para regalo.» Peter Shickele, compositor y musicólogo

«Nicolas Slonimsky recopila en su Repertorio de vituperios musicales los juicios malévolos y viperinos que los críticos han emitido sobre los compositores más destacados.» Stefano Russomanno, ABC Cultural

 

INTRODUCCIÓN

SI NO SE TE OCURRE NADA AGRADABLE QUE DECIR,

VEN A SENTARTE A MI LADO

Por Peter Schickele 

 

El Repertorio de vituperios musicales probablemente sea la obra de consulta más entretenida que existe. El hecho de que se le ocurriera compilarla es una prueba de la vivacidad de la mente de Slonimsky y la picardía de su alma; el hecho de que se pusiera a hacerlo y la concluyera demuestra la endiablada capacidad de trabajo de quien también creó un catálogo exhaustivo de escalas y patrones melódicos, y el hecho de que el producto final sea a un tiempo divertido e instructivo encaja con la personalidad de un hombre que en una ocasión escribió una reseña de su propia autobiografía. Lo que tenemos aquí es una antología sensacionalista de la crítica de la música clásica, pero gracias a las impecables credenciales de Slonimsky, nadie tiene que fingir que lo compra para regalo.

     Es bien sabido -o, al menos, es una creencia ampliamente difundida- que las críticas negativas son más entretenidas de leer que las que muestran un respaldo entusiasta. Desde luego, no hay duda de que muchos críticos escriben reseñas muy agresivas con un afán desenfrenado del que parecen carecer sus alabanzas, que además suelen ser mucho menos frecuentes, y estos reseñistas muchas veces alcanzan una fama mayor, aunque no necesariamente mejor, que la de sus colegas menos cáusticos.

     Los críticos que no sienten ningún respeto por el objeto de sus críticas no tienen el menor reparo en alardear de su ingenio incendiario a costa de sus víctimas desventuradas y más o menos indefensas, que saben que responder por escrito a una reseña negativa (salvo para corregir errores fácticos) nunca es buena idea. (Aunque hay que decir que algunas víctimas no están del todo indefensas. 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]