Ficha técnica

Título: Quemaduras | Autora: Dolores Prato | Traducción: César Palma | Posfacio: Elena Frontaloni  | Editorial: Minúscula | Colección Micra | Páginas: 72  | ISBN: 978-84-945348-8-1 | Fecha: may-2017 | Precio: 9 euros

 

Quemaduras

EDITORIAL MINUSCULA

«Con frecuencia se mencionaban ciertas «quemaduras» […] que el «mundo» solía causar a quien intimaba más de la cuenta con él. […] No sé por qué, pero cuando se hablaba de las quemaduras, las miradas y las voces solían dirigirse más a mí, como si una inteligente e iluminada previsión avisara que yo estaba más expuesta que las otras a esos percances.»

Intenso y deslumbrante, Quemaduras condensa el riquísimo universo poético de Dolores Prato, una escritora cuyo material primigenio fue siempre autobiográfico. Este relato no exento de ironía sobre una adolescencia pasada entre los muros de un colegio de monjas nos conduce, gracias a la poderosa mirada de Prato, a tiempos pasados en los que personas y objetos adquieren una impresionante densidad mítica.

 

[Comienzo del libro]

 Dirigía el convento en el que estaba interna una trinidad de monjas que gozaban del mismo poder, compartían criterios y procedían de la misma forma: la superiora, la maestra y la viejísima religiosa.

En aquel convento se hablaba mucho de misterios: si los misterios eran celestiales, se hablaba de ellos con serenidad, amplitud y detalle; si los misterios eran terrenales, se hablaba de ellos con nerviosismo y rapidez, más con sobrentendidos que con explicaciones: eran tonos tan huidizos que recordaban el gesto del que toca algo que quema.

Y, en efecto, con frecuencia se mencionaban ciertas «quemaduras», no mejor identificadas, que «el mundo» solía causar a quien intimaba más de la cuenta con él.

«El mundo», para quien no lo supiese, era cuanto había en la tierra fuera de los conventos, que ya pertenecían al reino celestial.

No sé por qué, pero cuando se hablaba de las quemaduras, las miradas y las voces solían dirigirse más a mí, como si una inteligente e iluminada previsión avisara que yo estaba más expuesta que las otras a esos percances.

 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]