Ficha técnica

Título:  Porque la vida no basta. Encuentros con Miquel Barceló | Autor: Michael Damiano | Editorial: Anagrama | Colección:  Biblioteca de la memoria | Género: Ensayo | ISBN: 978-84-339-0795-0| Páginas: 344 |  PVP: 21,90 € | Publicación: Mayo de 2012

Porque la vida no basta. Encuentros con Miquel Barceló

ANAGRAMA

A finales de 2008, Miquel Barceló invitó a Michael Damiano, un estudiante norteamericano de veintidós años, a vivir en su taller de París. Desde hacía meses, Damiano estudiaba a Barceló, su artista favorito, con una beca de su universidad, pero esa invitación lo cambiaría todo.

Durante el siguiente año, Michael llegaría a conocer profundamente al sujeto de su estudio, pasando tardes con él en París y acompañándole en viajes a Barcelona, Ginebra o el País Dogón de Mali. También estudiaría la personalidad del artista a través de conversaciones con los miembros de su círculo más íntimo: su familia, sus amigos de toda la vida y sus colaboradores más cercanos.

Porque la vida no basta, el resultado de este proceso de investigación personal, relata, por una parte, la historia del encuentro entre el autor y el artista y, por otra, la de la vida singular de Barceló, desde sus años radicales de pobreza en la Mallorca posfranquista hasta las vicisitudes de sus grandes proyectos públicos y sus triunfos y frustraciones en el mundo del arte internacional.

De estas dos historias paralelas surge el retrato humano de un hombre brillante, complejo y contradictorio, un hombre, en palabras del autor, «de enorme generosidad y a la vez de gran egoísmo, con un lado cariñoso y otro peligroso».

Michael Damiano ha llegado a trabar una relación amistosa con Barceló y no disimula su admiración por él, pero, lejos de escribir un panegírico, en estas páginas nos descubre de forma franca y sincera todas las facetas de la personalidad y la biografía de uno de los españoles contemporáneos más cautivadores.

«En estas páginas vemos el arte de Barceló: sus cuadros, sus murales, sus esculturas se alzan ante nosotros, cobran vida, casi respiran -muchas veces nos parece que presenciamos momentos de su creación-, gracias a la maestría descriptiva de Michael Damiano» (Rodrigo Rey Rosa).

 

PRÓLOGO

París, 15 de junio de 2009 

      Intento llamar la atención de Miquel. «Un momento», me dice, y me deja solo en la oficina de su taller, un edificio de cuatro plantas situado en un barrio chic de París. Entro en la habitación donde Miquel guarda la mayoría de sus trescientos cuadernos para esperar y, al cabo de unos minutos, reaparece en el umbral de la doble puerta de gruesa madera y casi tres metros de altura.

     «Ven conmigo», me indica, y lo sigo a través de una estancia con el suelo manchado de pintura donde últimamente ha estado pintando retratos. Estamos rodeados de lienzos más altos que nosotros apoyados en una mesa o un sillón. Distintos rostros -el de la hija de Miquel o el de un viejo coleccionista suizo- nos miran con ojos borrosos e indefinidos. Los cuadros aún están por acabar. Bajamos las estrechas escaleras que llevan al vasto taller de pintura, un espacio dividido en cuatro salas donde Miquel pinta sus cuadros de gran formato. Nuestras pisadas resuenan en las paredes de piedra y en el aire flota un olor acre a látex, el principal componente de la espesa pintura de Miquel.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]