Ficha técnica

Título: Pioneros de la ciencia ficción rusa | Autores: Apujtin, Alekséi N. · Briúsov, Valeri Y. · Infántiev, Porfiri P. · Mintslov, Serguéi R.| Editorial: Alba |Colección: Rara avis  | Traducción: Alberto Pérez Vivas | Encuadernación: rústica | ISBN: 97884-84288282 | Páginas: 352 | Precio: 19,50 euros

Pioneros de la ciencia ficción rusa

ALBA

 

El espíritu de Pioneros de la ciencia ficción rusa podría condensarse en esta observación -fundamental en el género- de uno de sus narradores: «Mis convicciones, que yo consideraba inamovibles, se vieron pulverizadas o fuertemente sacudidas en sus cimientos.»

Reunimos en este libro cinco espléndidos relatos de los padres de la ciencia ficción rusa, desconocidos en lengua española. «Entre la vida y la muerte» (1892) de Alekséi N. Apujtin plantea el dilema de la conciencia enfrentada a la muerte y recrea una inquietante experiencia de déjà vu. «En otro planeta» (1896) de Porfiri P. Infántiev relata un asombroso viaje a Marte. De Valeri Y. Briúsov recogemos dos intensas visiones apocalípticas: en «La Montaña de la Estrella» (1899), un explorador errante descubre una extrañísima y cruel civilización de origen marciano asentada en un desierto africano; «La República de la Cruz del Sur» (1904-1905) anticipa tanto la dictadura del proletariado como las historias de zombis en la crónica de una epidemia de locura en una próspera república fundada en el Polo Sur. Por último, «El misterio de las paredes» (1906) de Serguéi R. Mintslov gira en torno a un aparato que permite ver y oír lo ocurrido hace siglos entre las paredes de un edificio.

 

 

IV

–Pero ¡Dios mío! ¡¿Qué estoy viendo?! ¡¿Qué es este monstruo que se inclina sobre mí?! ¿Dónde estoy? ¿Quién soy? ¿Qué me está ocurriendo?

–No tiene nada que temer, ¡tranquilícese! Está en lugar totalmente seguro. ¡Ármese de valor y abra los ojos! –se dejó oír de nuevo la suave y reconfortante voz de alguien.

Volví a abrir los ojos y seguramente me habría desmayado, si hubiera sido capaz en mi nueva situación.

–Pero ¡no se asuste! ¡Mire con calma a su alrededor! –añadió la misma voz.

Miré al que me hablaba. Pero ¡Dios! ¡¿Qué era eso?! ¿Es posible que lo que me está hablando sea ese engendro que tengo delante de mí? ¿Quién será? ¿Y qué querrá de mí? Es como el mismísimo diablo, peor aún, porque se suele representar al maligno con un aspecto más atractivo que éste. 

 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]