Ficha técnica

Título: Perverzión | Autor: Yuri Andrujovich |  Traducción: Frederic Guerrero Solé y Oksana Gollyak | Editorial: Acantilado| Colección: Narrativa del Acantilado, 206 | Género: Novela | ISBN: 978-84-15277-61-3 | Páginas: 384 | Formato:  13 x 21 cm.| Encuadernación: Rústica cosida|  PVP: 24,00 € | Publicación: 2012

Perverzión

ACANTILADO

Qué fue de Stanislav Perfetsky, poeta, provocador profesional y héroe de la resistencia ucraniana, desaparecido en las oscuras aguas del Gran Canal de Venecia? La novela reconstruye, gracias a un heterogéneo collage de notas personales, documentos oficiales y entrevistas, los hechos que aparentemente condujeron a nuestro héroe al suicidio. De camino a un seminario internacional para salvar al mundo de su propio absurdo, las fuerzas demoníacas se conjuran para que el poeta, convertido en un Orfeo ucraniano, enfrente su destino, en un viaje que le llevará, a través de la nueva Europa del este, hasta los excesos del decadente oeste. Con un humor inteligente y guerrillero, Perverzión nos ofrece una mirada carnavalesca del mundo postcomunista. 

«Uno de los escritores más notables surgidos a finales del pasado siglo». José María Guelbenzu, El País

«Perverzión es un espectáculo penetrante, entre sátira furiosa y mágico caos». Frankfurter Allgemeine Zeitung

«Andrujovich es un digno heredero de grandes escritores míticos de su Galitzia natal, como Joseph Roth o Bruno Schulz». Mercedes Monmany, ABC

«Una poderosísima voz, conmovedora e irónica». Jacinto Antón, El País

«El estilo de Andrujovich es rápido, intuitivo, cálido, sorprendente, atrevido, paradójico…». José Méndez, ABC
 
 
PRÓLOGO DEL EDITOR  
 
La misteriosa y evidentemente prematura desaparición de Stanislav Perfetski de los horizontes sensibles ocurrida a principios de marzo del año pasado en Venecia no ha removido, por desgracia, las profundidades de nuestra sociedad. Como tampoco ha removido su superficie, si exceptuamos cuatro comentarios pasajeros en los informativos de televisión y un par o tres de notas en las noticias de algunos periodicuchos del tipo «¡No vayan nunca a Venecia, señores poetas ucranianos!» (el Boletín de la Estación del 8 de abril y Cosas de Kyiv del 10 de abril del mismo año); sólo el Idea XXI de Lviv respondió a este acontecimiento (¿antiacontecimiento?) con un comentario más extenso que, por su patetismo absolutamente manifiesto, más bien parecía una necrología.
 
   Ni los servicios diplomáticos, ni las autoridades competentes, ni los cuerpos especiales de seguridad de nuestro país intervinieron activamente, al parecer, en este asunto. Los organismos del Departamento del Interior de Italia se dieron por satisfechos con la tranquilidad de la parte ucraniana y con las pruebas materiales incomprensibles encontradas en la habitación del hotel de Perfetski tras su desaparición. Barajaron (con toda la negligencia posible) dos versiones paralelas-homicidio y suicidio-, que no dieron lugar a una tercera-conjunta-línea de investigación: la coacción al suicidio. Después de analizar toda una serie de pruebas que dejó el mismo Perfetski (cintas de audio con grabaciones suyas, cuadernos de notas, disquetes, etcétera), y sin prestar ni la más mínima atención a la ausencia del principal corpus delicti, el cuerpo mismo del poeta, que en vano estuvieron buscando durante una semana experimentados buzos italianos en la oscuridad del Gran Canal, la investigación fue abandonada a la ligera.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]