Ficha técnica

Título: Nuestro pan de cada día  | Autor: Predrag Matvejevic  |  Traducción: Luisa Fernanda Garrido y Tihomir Pistelek | Editorial: Acantilado | Género: Ensayo  | ISBN: 978-84-15689-57-7 | Páginas: 208| Formato:  13 x 21 cm.| Encuadernación: Rústica cosida | PVP: 21,00 € | Publicado: 2013

Nuestro pan de cada día

ACANTILADO

«Nació entre cenizas, sobre piedra. El pan es más antiguo que la escritura. Sus primeros nombres están grabados en tablillas de arcilla en lenguas extintas. Parte de su pasado ha quedado entre ruinas. Su historia está repartida entre países y pueblos». Predrag Matvejević nos propone recorrer un camino que aúna poesía, filosofía, historia y ciencia, y en el que se hará visible tanto el fruto del esfuerzo humano como su valor simbólico. Porque, en efecto, el pan acerca Dios a los hombres, es el negador del hambre, la aspiración del miserable, la comida que le sobra al rey. Se reclama en los hospitales y los orfanatos, y es finalmente un símbolo de justicia.  

«Pocos libros he leído con la belleza y profundidad de Nuestro pan de cada día. No es novela ni ensayo, sino un grito a favor de la paz y la solidaridad». Rafael Narbona, El Mundo

«El pan es el maná de la tierra. Predrag Matvejevic narra el prodigioso vagar del trigo, y su larga selección y especialización transmitida de generación en generación». Erri de Luca

«Un relato cargado de ricas metáforas. Uno de los cuatro libros indispensables sobre el Mediterráneo». José Enrique Ruiz-Domènec,
La Vanguardia

«Matvejevic revela las sorpresas del más común de los alimentos. Y nos guía por un curioso viaje entre la antropología y la historia. Un viaje hermoso y sorprendente, a la búsqueda de nuestras raíces, un ensayo de antropología, literatura, historia y lingüística». La Repubblica
 
«Un libro que sugiere, de manera subyacente pero muy viva, la necesidad de hallar una relación auténtica con la realidad más simple y esencial».
La Stampa

«La historia del pan es una gran historia, llena de sabiduría y de poesía, de arte y de fe. Abarca toda la historia de la humanidad: en todas las civilizaciones y religiones es el sello de una conquista de la sabiduría».
Corriere della Sera

 

I

EL PAN Y EL CUERPO

Nació entre cenizas, sobre piedra. El pan es más antiguo que la escritura. Sus primeros nombres están grabados en tablillas de arcilla en lenguas extintas. Parte de su pasado ha quedado entre ruinas. Su historia está repartida entre países y pueblos.

     La leyenda del pan se sustenta tanto en el pasado como en la historia. Procura seguirlos sin identificarse ni con el primero ni con la segunda.

     El ladrillo fue tal vez el modelo para aquel que coció la primera hogaza. La arcilla y la masa se encontraron en el fuego una al lado de la otra, más allá de la memoria, mucho antes de las leyendas. La relación del pan con el cuerpo humano se estableció desde el principio.

     Dónde y cuándo creció la primera espiga seguirá siendo un misterio, quizá para siempre. Su presencia atraía las miradas y despertaba la curiosidad. La disposición de los granos-su orden en la espiga-ofrecía un ejemplo de armonía, de mesura y, tal vez, de igualdad. Las especies de cereal y las cualidades de cada una reflejaban la diferencia, la virtud y probablemente la jerarquía. 

 

Los cereales crecían en diferentes continentes. Prosperaban en tiempos remotos en las llanuras del Creciente Fértil. Sobre el Tigris brillaba una estrella llamada Anunit; sobre el Éufrates, «la estrella de la Golondrina», se creía que su brillo contribuía a la fertilidad de Mesopotamia. El trimar de las Cañas, a poca distancia de Aksum, Asmara, Adis Abeba. En las mesetas de Etiopía y Eritrea acaba el desierto, el clima es más templado, la tierra más húmeda. Cerca nace el Nilo Azul, desciende al cauce que comparte con la otra corriente, la «blanca», del prodigioso río. Son tierras muy soleadas.

     «El pan es el fruto de la tierra, pero bendecido por la luz»: son las palabras del poeta.  

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]