Ficha técnica

Título: Novelas ejemplares | Autor: Miguel de Cervantes | Edición, estudio y notas: Jorge García López | Editorial: Galaxia Gutenberg | Colección: Clásicos  | Páginas: 1.280 | Género: Novela | ISBN: 978-84-15863-40-3 | Precio: 29,95 euros

Novelas ejemplares

GALAXIA GUTENBERG

Publicadas en 1613, las obras breves que responden al nombre de Novelas ejemplares son doce novelas cortas que siguen el modelo establecido en Italia y cierto carácter didáctico y moral. Cervantes se jactaba en el prólogo de haber sido el primero en escribir en castellano este tipo de relatos que hoy nos siguen atrapando con su ingenio y sus visiones costumbristas. 

 

PÁGINAS DEL LIBRO

Cuando en el otoño de 1613 se publica el volumen de las Novelas ejemplares, su autor cuenta ya sesenta y seis años y, a pesar de tan avanzada edad, se encuentra en plena madurez creativa. Hace ocho años ha publicado El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (1605), y en esos momentos, espoleado por el éxito, suponemos que está terminando la segunda parte de la novela y dando forma definitiva al volumen de piezas dramáticas que publicará en 1614, al tiempo que quizá da vueltas a su novela de aventuras Los trabajos de Persiles y Sigismunda. Se trata, pues, de unos años frenéticos. Cervantes está inmerso en una etapa de intensa actividad creativa, pero también recapitulatoria y de cierre; una etapa dedicada a la escritura -y tal vez la reescritura- de obras pensadas y pergeñadas hacía bastante tiempo. Por ello buena parte de los datos que tenemos sobre las Novelas ejemplares, y sobre todo los estudios más recientes, nos hablan de una colección de relatos cortos cuyas piezas principales surgieron de la pluma cervantina mucho antes de 1613 y que, de hecho, caracterizan su andadura narrativa desde fechas muy tempranas, en una compleja relación de ida y vuelta con las dos partes del Quijote. Esa relación nos permite esbozar algunos trazos de la evolución de Cervantes en los últimos veinte años de su vida.

     Si volvemos por un momento al Cervantes de hacia 1595, estamos frente a un autor relegado en las tablas ante el empuje indiscutible de una forma dramática novedosa, la de Lope, que es sencilla, flexible y de gran capacidad creativa, y a la que se tiene que adaptar todo aquel que quiera escribir teatro. Por otro lado, la novela pastoril publicada por Cervantes en 1585 había pasado sin pena ni gloria. Cuando años después afirma él mismo que La Galatea «propone algo, pero no concluye nada» (Quijote I, 6), describe con total honradez las limitaciones de esta obra. De modo que en los años noventa, cuando Cervantes se encuentra a la altura de sus cincuenta años, es un autor fracasado en varios frentes y en los géneros en boga, un autor que ha de buscar nuevas formas de expresión, inspiración en nuevos productos literarios. 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]