Ficha técnica

Título: Novela del adolescente miope | Autor: Mircea Eliade | Editorial: Impedimenta | Traducción: Marian Ochoa de Eribe | Páginas: 520 | Formato: 13 x 21 centímetros | Encuadernación: Rústica | Primera edición: Noviembre de 2009 | ISBN: 978-84-937110-7-8 | PVP: 26 euros

Novela del adolescente miope

EDITORIAL IMPEDIMENTA 

 

Mircea Eliade tenía apenas diecisiete años cuando comenzó a redactar esta Novela del adolescente miope, suerte de diario camuflado, de autobiografía temprana en la que pasa revista a sus experiencias juveniles, con sus crisis, sus aventuras sexuales descabelladas y sus incertidumbres existenciales. En aquella época, Eliade, que acabaría convirtiéndose en uno de los más reputados y polémicos intelectuales europeos del XX, no era más que un muchacho ambicioso, un estudiante acomplejado por su miopía: «Papini es feo, es horrible, es miope. Yo seré guapo, hechizaré a las mujeres, tendré unos ojos penetrantes y claros. Romperé mis gafas y abriré mis ojos todo lo que pueda». El volumen se completa con Gaudeamus, inédita hasta hoy en castellano, en la que el autor prolonga esa actitud heroica ante el conocimiento de sí mismo y su formación intelectual a lo largo de su etapa universitaria, finalizando justamente antes de su viaje iniciático a la India.

 

PRIMERA PARTE
I. TENGO QUE ESCRIBIR UNA NOVELA

Como me he quedado solo, he decidido empezar hoy mismo La novela del adolescente miope. Trabajaré todas las tardes. No necesito inspiración; tan sólo tengo que escribir
mi vida; mi vida ya la conozco y llevo mucho tiempo pensando en la novela. Dinu ya lo sabe; conservo mis cuadernos desde que estaba en cuarto, cuando tenía pecas, como los judíos, y estudiaba química en un laboratorio instalado en la hornacina de la estufa. Siempre que me parecía que tenía que estar triste, escribía mi Diario. Y aquel Diario de hace dos años tenía un «tema»: tenía que reflejarse en él la vida de un adolescente que sufría por la incomprensión de los demás. Pero la verdad era otra: el Diario me halagaba y alentaba mi deseo de venganza; una venganza justa, pensaba yo, contra aquellos que no me entendían.

La novela la escribiré de otra manera. El protagonista soy yo, naturalmente. Me da miedo, sin embargo, que mi vida -asfixiada entre niños y libros- no interese a los lectores. Para mí, todo lo que no he tenido, todo lo que he deseado desde mi buhardilla en atardeceres cálidos y perturbadores, es mucho más precioso que los años que mis compañeros han malgastado en juegos, en fiestas familiares y en idilios. Pero ¿y los lectores?… También yo comprendo que el sufrimiento de un adolescente miope no conmoverá a ningún espíritu si ese adolescente no se enamora y no sufre. De ahí que pensara también en un personaje al que al principio bauticé como Olga. Le conté a Dinu todo lo que tenía que suceder a través de la presencia de esta chica. Dinu me interrumpió y me suplicó que, si de verdad era su amigo, cambiara el nombre de laheroína por el de Laura.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]