Ficha técnica

Título: Noche de los enamorados | Autor: Félix Romeo | Editorial: Mondadori | Colección:  Literatura mondadori | Género: Novela | ISBN: 9788439725756 | Páginas: 144 | Formato:  11,5 x 19,7 cm.| Encuadernación: Tapa dura |  PVP: 12,90 € | Publicación: 16 de Febrero de 2012

Noche de los enamorados

MONDADORI

«Este libro se acabaría si dejara de hacerme preguntas.

No siembro dudas sobre Santiago Dulong.

Esto no es un juicio, porque no se puede juzgar a los muertos, y Santiago Dulong murió hace diez años.

Ni es la defensa imposible de una víctima, porque no se pueden reparar las ofensas a los muertos.

Ni es un ensayo sobre la justicia.

Solo escribo sobre las palabras: sobre lo que apareció en los periódicos, sobre lo que reflejó la sentencia, sobre documentos legales de libre  acceso, y sobre los recuerdos de las palabras que guardo de Santiago Dulong, nublados por el tiempo y por el mal olor.»

En 1995, Félix Romeo ingresó en la cárcel de Torrero condenado por insumisión. Allí conoció a Santiago Dulong, un preso acusado de la muerte de su mujer con el que compartió celda.

 

PÁGINAS DEL LIBRO

   Es una mujer y está muerta.

   Está tirada en el suelo del salón-comedor de su domicilio.

   Boca arriba.

   «Decúbito supino», como será descrita en el proceso.

   Es pequeña.

   Tiene los dientes negros, por el tabaco, y amarillos, por el alcohol.

   Tiene los ojos cerrados.

   Su asesino se los ha cerrado.

   Quizá.

   Cerrar los ojos de la víctima es señal de conocimiento entre el verdugo y la víc tima.

   La evidencia de que el verdugo se niega a considerarse culpable.

   La prohibición que impone el verdugo a la víctima.

   No me sigas mirando.

   Deja de acusarme.

   Deja de mirarme de una puta vez.

   Basta.

   En la noticia que se publica en Diario 16 de Aragón, a toda página, el martes 13 de diciembre de 1994, se cuenta que cuando los policías llegaron a la vivienda, levantaron los párpados de la mujer menuda y comprobaron «en la visión ocular que la víctima no estaba inconsciente sino muerta».

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]