Ficha técnica

Título: Mozart mola y Bach todavía más | Autores: Matteo Rampin y Leonora Armellini | Traducción:  Pere Salvat y Nela Nebot | Editorial: Duomo | Colección:  Nefelibata | Medidas: 14 X 21,5 cm  | Encuadernación: Rústica con solapas |   Páginas: 240 | ISBN: 9788416261901 |  Fecha publicación: 2016 | Precio: 16,50 euros

Mozart mola y Bach todavía más

DUOMO

¿QUÉ ES LA MÚSICA CLÁSICA?

«Una aventura del espíritu; una rendija abierta a otros mundos; una panacea para la salud mental y física; un instrumento formativo para todas las edades; una ayuda pedagógica insustituible para los cerebros más frescos; una sonda para profundizar en nosotros mismos; un tesoro de motivaciones poderosísimas; la vía principal hacia el mundo de la fantasía y de los sueños.

Es un misterio apasionante para los neurocientíficos; es una de las mejores formas de crear ambiente, de evocar emociones, poesía sin palabras; pintura sin colores; escultura sin materia; arquitectura sin ladrillos; vibración que supera las barreras mentales; forma de terapia y… Detengámonos aquí, porque es imposible describir adecuadamente todo lo que es la música clásica. Su defecto es que apenas la hayáis probado, ya no conseguiréis desengancharos de ella.»

«Un brillante recorrido por el lado más secreto de las grandes personalidades de la música: hombres frágiles, sin prejuicios y a veces un poco locos.» Corriere della Sera 

 

INTRODUCCIÓN

Leoš Janácek, uno de los más grandes compositores que vivieron a caballo entre los siglos XIX y XX (nació en 1854), ya era un hombre de edad avanzada cuando compuso un cuarteto de cuerdas titulado Cartas íntimas. El título hacía referencia a las epístolas amorosas que envió a la señora de quien estaba enamorado: una mujer que tenía, además de un marido y un hijo, la mitad de sus años. Parece que Leoš envió más de setecientas cartas apasionadas a la amada (recibió a cambio muchas menos).

     Sobre la muerte del compositor circula un rumor no demostrado: al parecer, el pobre hombre pilló una pulmonía tras salir apresudaramente por la ventana del dormitorio de su amada, al llegar de improviso el marido. Lo que llama la atención es que esto sucedió en 1928, es decir, cuando el maestro tenía setenta y cuatro años. Bonita edad para este tipo de aventuras.

Este libro se propone demostrar que los músicos que hoy se consideran «clásicos» no son en absoluto tediosos como algunos piensan, sino lo contrario: personalidades fascinantes que merecen ser conocidas. 

      Otro objetivo del libro es sugerir que, siendo así las cosas, las obras de estos personajes -la música que actualmente llamamos «clásica» (volveremos a hablar sobre la definición en el último capítulo)- también merecen ser escuchadas, porque pueden reservar sorpresas inesperadas a quienes sólo viven de sintonías publicitarias, de canciones que sólo triunfan una temporada y de ritmos obsesivos para aficionados al peyote y a otros hongos que no forman parte del menú de una cabaña alpina.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]