Ficha técnica

Título:  Mick Jagger | Autor: Philip Norman | Traducción: Amado Diéguez | Editorial: Anagrama |  Colección:  Contraseñas | Páginas: 592 | Género: Biografía ISBN: 978-84-339-2605-0 | Precio: 28,90 euros 

Mick Jagger

ANAGRAMA

Mick Jagger, en sus cinco décadas al frente de los Rolling Stones, ha sido visto como la más arrogante y narcisista de las súper estrellas, con un apetito sexual y un comportamiento con las mujeres que rivalizaba con el del legendario Casanova, y cuyo imprudente -y presunto- consumo de drogas desencadenó el escándalo más famoso de la historia del rock and roll.

Y en nuestros días, cuando ya es un abuelo de setenta años y Caballero del Imperio Británico, Jagger continúa siendo el modelo a seguir para todo joven cantante de rock. La magistral biografía de Philip Norman nos muestra al más notorio -y sin embargo enigmático-, de los iconos del rock, como alguien mucho más complejo que el frío e insaciable seductor de la mitología pop. Y nos cuenta por fin la historia verdadera de cómo Andrew Oldham, ese Svengali del pop, transformó a un tímido estudiante de economía en el moderno anticristo. O el papel heroico -y jamás publicitado- que desempeñó Jagger en el festival de Altamont, donde los alegres años sesenta encontraron un horrible final. O el desfile de hermosas mujeres, desde Chrissie Shrimpton hasta Jerry Hall, con las que se ha acostado pero no siempre dominado. Y la prolongada y creativa pero siempre tormentosa colaboración con Keith Richards, su «Glimmer Twin».

Y también encontramos aquí el tardío reconocimiento de Jagger como compositor. Para Norman, «Simpathy for the Devil» es una de las pocas canciones épicas del pop. Y descubrimos que era un notable intérprete de armónica, a la altura de los grandes maestros del blues, que inspiraron a los Stones antes de que ellos encontraran en el dinero su principal fuente de «Satisfaction».

Mick Jagger es una biografía tan aguda como su protagonista, que explora la astuta, calculadora inteligencia que ha conseguido mantener a los Stones en el pedestal de «el mejor grupo de rock and roll del mundo» durante medio siglo.

«Norman considera a los Beatles y a los Stones como «una única historia épica», una narrativa entrelazada que él ha contado y vuelto a contar durante las últimas tres décadas. Aporta al tema un extenso y profundo conocimiento, y una distancia crítica que eleva su escritura muy por encima del nivel de otros libros sobre intérpretes o grupos de rock» (Fiona MacCarthy, The Guardian).

«Una sardónica historia de la década más loca de los últimos cien años, y el estudio fascinante de un rebelde inventado, que se reinventó a sí mismo como conformista reticente» (John Walsh, The Independent).

 

1. NIÑO DE GOMA  

     Al parecer, para ser lo que llamamos una «estrella» no basta con poseer un talento único en alguna de las artes interpretativas, hace falta también un vacío interior tan abismalmente oscuro como luminoso es el brillo del estrellato.

     La gente normal, feliz, equilibrada, no suele convertirse en figura del cine o del rock. Es algo que con mayor frecuencia está reservado a esas personas que en su infancia sufrieron privaciones o algún trauma. De ahí la ferocidad con que buscan la fama o el reconocimiento a cualquier precio y su insaciable necesidad de la atención y el cariño del público. Les otorgamos un lugar próximo al de los dioses, es cierto, pero al mismo tiempo, paradójicamente, los vemos como los más falibles de los hombres, torturados por los demonios del pasado y las incertidumbres del presente, tantas veces condenados a destruir primero su talento y luego a sí mismos al recurrir al alcohol o las drogas, o a ambas cosas. Desde mediados del siglo xx, cuando la fama se hizo global, las estrellas más rutilantes, desde Charlie Chaplin, Judy Garland, Marilyn Monroe y Edith Piaf, hasta Elvis Presley, John Lennon, Michael Jackson y Amy Winehouse, han cumplido algunos de esos requisitos, si no todos. ¿Cómo, por tanto, explicar a Mick Jagger, que no se pliega a ninguno de ellos?

     Jagger ya empezó a desmentir la fórmula el día que vino al mundo. Esperamos que las estrellas nazcan en lugares que en nada anticipen su posterior ascenso, para hacerlo aún más espectacular: una mísera cabaña del Mississippi, un sórdido puerto de mar, el camerino de un teatro de mala muerte, un tugurio de París. No pensamos que pueden nacer en mitad del apacible condado de Kent, en cómodas y poco estimulantes circunstancias. 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]