Ficha técnica

Título: Lo que Borges le enseñó a Cervantes. Una introducción a la literatura comparada | Autor: Darío Villanueva | Editorial: TaurusColección:  Pensamiento | Páginas: 304 |  |  Encuadernación: Tapa blanda con solapa   | Fecha: marzo 2016 | ISBN: 9788430618132 | Precio: 22,90 euros | ebook: 11,99 euros

Lo que Borges le enseñó a Cervantes

TAURUS

Lo que Borges le enseñó a Cervantes engloba tanto los debates y cambios teóricos recientes en literatura comparada, como su aplicación práctica. El libro analiza también la disciplina en el contexto de la globalización, y en su análisis no deja de lado la comparación con otras artes y medios audiovisuales como el cine.

Repleto de ejemplos de la literatura hispánica y universal, el libro reúne las claves de una disciplina que cualquier crítico literario o estudiante de literatura necesita conocer, pero abrirá también un mundo nuevo al lector más general, que descubrirá vínculos sorprendentes y una nueva perspectiva desde la que abordar sus lecturas de placer.

«Un texto apasionante y claro; una guía para transitar por el mundo de la literatura en medio de la globalización, para saber cómo se construye el canon literario, o para analizar las influencias del cine y otras artes.» Carmen Singüenza, La Voz de Galicia

 

PREFACIO

Cuando uno entra en contacto por primera vez con la literatura comparada, en los estudios de grado o posgrado (si no más tarde), tras un largo periodo previo de «lector común» en la propia lengua materna, y de otro tipo de entrenamientos literarios, es bastante acertado decir que para mucha gente la literatura comparada se presenta como un descubrimiento conmovedor, que puede llegar a determinar un cambio en la dirección de sus carreras académicas. A menudo, este cambio tiene lugar, de acuerdo con la organización actual del currículo universitario, mientras se es estudiante. El entusiasmo de este descubrimiento responde a dos hechos. En primer lugar, uno se percata de que existe un mundo más allá de los límites de la literatura «nacional» que compone el grueso de lecturas obligatorias durante las escuelas primaria y secundaria. Y en segundo lugar, uno se da cuenta de que ese entusiasmo por la literatura comparada tiene mucho que ver con que se trata de otra forma de lectura -ni mejor, ni peor, simplemente diferente- que guarda asombrosas similitudes con la forma en que uno lee por diversión. En otras palabras, la literatura comparada ampara científicamente algunas de las intuiciones que tenemos como lectores comunes.

     Un ejemplo literario puede contribuir a ilustrar bastante bien este punto. En la novela de David Lodge de 1984, El mundo es un pañuelo, el joven académico irlandés Persse McGarrigle afirma que su tesis de maestría trata «sobre la influencia de T. S. Eliot en Shakespeare», a lo que el profesor Dempsey responde «con una fuerte carcajada», «Eso suena muy irlandés, si me permite decirlo» (Lodge, p. 51). La reacción burlona de Dempsey se debe al hecho de que uno esperaría un estudio sobre la influencia contraria -la de Shakespeare sobre T. S. Eliot- dado que un escritor del siglo ww no puede influir en uno que falleció en el siglo w-55. ¿O sí puede?

«Bueno, lo que trato de demostrar», dijo Persse, «es que no podemos evitar leer a Shakespeare a través del prisma poético de T. S. Eliot. Quiero decir, ¿quién puede leer hoy día Hamlet sin acordarse de Prufrock? ¿Quién puede escuchar los monólogos de Fernando en La tempestad sin recordar «El sermón de fuego» de La tierra baldía?

(Lodge, p. 52) 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]