Ficha técnica

Título: Llámame por tu nombre |Autor: André Aciman | Editorial: Alfaguara  Páginas: 280 |  Fecha de publicación: 18/6/2008 | Género: Novela | Precio: 18.00 € | ISBN: 978-84-204-7389-5 |  EAN: 9788420473895

Llámame por tu nombre

EDITORIAL ALFAGUARA

«La belleza de la prosa de Aciman y la pureza de sus pasiones hallan su lugar en esta extraordinaria primera novela inscrita dentro de los cánones de las grandes historias de amor para todos los públicos.» The Washington Post

En una localidad de la costa de Italia, durante la década de los ochenta, la familia de Elio instauró la tradición de recibir en el verano a estudiantes o creadores jóvenes que, a cambio de alojamiento, ayudaran al cabeza de familia, catedrático, en sus compromisos culturales. Oliver es el elegido este verano, un joven escritor norteamericano que pronto excita la imaginación de Elio. Durante las siguientes semanas, los impulsos ocultos de obsesión y miedo, fascinación y deseo intensificarán su pasión.

«La primera novela de Aciman nos lo muestra como un perspicaz gramático del deseo.» The New Yorker

«Una gran historia de amor… Cada frase, cada dolor, cada vertiginosa ráfaga de emoción en esta maravillosa novela es convincente.» The Seattle Times

Extracto

        «¡Luego!» Una palabra, una expresión, una actitud. Nunca había escuchado a nadie utilizar «luego» para despedirse. Me resultó arisco, seco y despectivo, dicho con la velada indiferencia de alguien a quien le daría igual no volver a verte o no saber nada de ti.

        Es el primer recuerdo que tengo de él y aún hoy puedo oírlo. «¡Luego!»

        Cierro los ojos, pronuncio la palabra y vuelvo a estar en la Italia de hace tantos años, caminando por la acera arbolada y viéndole salir del taxi con una camisa azulada con un estampado ondulado, con los cuellos bien abiertos, las gafas de sol, un gorro de paja y mucha piel a la vista. De repente me da la mano, me entrega su mochila, saca el equipaje del maletero del taxi y me pregunta si mi padre está en casa.

        Puede que todo comenzase precisamente allí y en aquel instante: la camisa, las mangas remangadas, los pulpejos redondeados de su talón que se escapan de las alpargatas desgastadas, ansiosos por probar la cálida gravilla del camino que lleva a nuestra casa y preguntando con cada zancada por dónde se va a la playa.

        El huésped de este verano. Otro pelmazo.

        Entonces, casi sin mediación y ya de espaldas al coche, agita el envés de la mano que le queda libre y suelta un despreocupado «¡luego!» a otro pasajero que había en el coche con quien probablemente hubiese compartido el pago de la carrera desde la estación. Ni siquiera dijo un nombre o hizo una bromilla para suavizar la abrupta despedida. Nada. Le despachó con una palabra: brusca, audaz y franca. No había forma de que le hubiese podido molestar.

       Observa, pensé yo, así es como se despedirá de nosotros cuando llegue el momento. Con un brusco y chapucero «¡luego!».

        Mientras tanto, tendremos que soportarle durante seis largas semanas.

        Estaba francamente intimidado. Era uno de los inaccesibles.

        Bueno, podría intentar que me gustase. Desde su barbilla redondeada hasta sus pulidos talones. Y después, tras unos días, aprendería a odiarle.

        Ésta era la misma persona cuya foto de la solicitud había resaltado meses antes como promesa de unas afinidades instantáneas conmigo.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]