Ficha técnica

Título: Libro de huelgas, revueltas y revoluciones | Autor: Constantino Bértolo | Editorial: 451 Editores | Descripición: Antología temática de relatos y pinturas | Colección: 451.zip | ISBN: 978-84-96822-64-1 | Precio: 22.50  € | Páginas: 272

Libro de huelgas, revueltas y revoluciones

451 EDITORES

 

La revolución expresa convulsamente la voluntad eterna, en hombres y mujeres, de vivir en un mundo más justo. En el centro de los movimientos emancipatorios, los textos y las imágenes de esta antología se expresan con los colores de la rabia, pero también con la risa de la distancia crítica. Desde la rebelión de Lucifer hasta los movimientos antiglobalización, pasando por Espartaco, la Comuna de París, la Revolución mexicana, Mayo del 68 o la Intifada.

 

19. LA INTIFADA QUE NO CESA
HUMILLACIÓN
TERESA ARANGUREN

Que no lo haga, que no lo haga, me lo estoy gritando por dentro pero no estoy muy segura de no haberlo dicho en alto, QUE NO LO HAGA, QUE NO LO HAGA…

Ya se ha quitado la camisa, está en camiseta y se le nota que tiene barriga, ahora ha empezado a desabrocharse el cinturón, se va a quedar en calzoncillos ahí en medio, que no lo haga, por favor que no lo haga, siento la presión de la mano de mi madre en mi mano, me está haciendo daño, pero yo no la miro porque sé que ella tampoco me mira, no quiero que me mire, no quiero que nadie mire, mi padre está en camiseta y calzoncillos, se le han quedado los pantalones enrollados en los tobillos y se está agachando a recogerlos, el soldado le está diciendo algo que no llego a entender porque hace mucho viento y el aire se lleva todos los sonidos, que se calle el viento, que se calle, que se calle este silencio, mi padre se está quitando los zapatos y el soldado sigue gritándole cosas y nadie hace nada, todos estamos aquí quietos en fila y mi padre ya se ha quedado descalzo, está en calzoncillos, con los brazos abiertos en cruz, tan solo ahí en medio que da mucha pena, y ahora el soldado se le acerca apuntándole con el fusil y yo tengo un pensamiento horrible porque pienso que me gustaría que mi padre se lanzase contra el soldado en vez de estar ahí quieto, con la cabeza gacha y la barriga al aire y las piernas que se le ven tan delgaditas así desnudas, preferiría que se lanzase contra el soldado pese a que sé que el soldado le dispararía, pero yo sigo prefiriendo que lo haga y no sé si soy yo sola la que lo piensa o si también mi madre, que me está clavando las uñas en la mano y no se da cuenta de que me hace daño, querría que se lance contra el soldado, y si la gente que está tan quieta detrás de nosotros también lo piensa, pero seguramente no porque es un pensamiento horrible. El soldado ha cogido a mi padre de un brazo, se lo lleva hacia la caseta y otro soldado se acerca a la ropa que ha dejado mi padre y se queda mirando el montoncito, sin agacharse, como si estuviera mirando un bicho o un animal muerto, quizás debería mirar a mi madre porque me parece que está llorando, lo noto a través de la mano que se ha aflojado un poco y le tiembla, pero no quiero mirarla, quizás ella tampoco quiere que la mire, no sé si ya no debería mirar a nadie…

¿Qué estará haciendo Karim?, sé que está ahí detrás, lo he visto llegar con su abuelo cuando estábamos en la cola, seguro que está pensando en su hermano, en el día que lo mataron en este control, Basma dice que desde entonces Karimanda pensando en convertirse en saheed, se echa a llorar cuando me lo cuenta, dice que está muy raro, que apenas habla con sus padres ni con ella y que se está juntando  con gente peligrosa, dice que su padre está muy preocupado, que a veces se le queda mirando y se pone a hablarle de cosas de los estudios y de cuando vaya a la universidad, pero que él contesta con evasivas y se le ve incómodo, Basma cree que Karim no va a esperar a ir a la universidad, que se va a inmolar antes en algún control y que su padre también lo piensa porque a veces cuando le mira se le llenan los ojos de lágrimas.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]