Ficha técnica

Título: La senda de las nubes blancas | Autor: Lama Anagarika Govinda  | Traducción:  Marcelo Cohen | Editorial: Atalanta | Colección: Memoria mundi – 83 | Dimensiones: 14 x 22 cartoné |ISBN: 978-84-942276-0-8 |Páginas: 400 | Precio: 29,00 euros

La senda de las nubes blancas

ATALANTA

Lama Anagarika Govinda es uno de los últimos viajeros en recorrer el Tíbet antes de la invasión china de 1950; por tanto, uno de los últimos vínculos vivos de transmisión a Occidente de la antigua sabiduría espiritual de las civilizaciones del pasado.

Por la unión de diferentes géneros, que van desde el libro de aventuras y el reportaje antropológico al viaje iniciático, La senda de las nubes blancas es un clásico indiscutible entre los libros de viajes espirituales al Tíbet, al mismo tiempo que un incomparable documento sobre la cultura tibetana.

«Es indudable que el lama Anagarika Govinda fue una de las grandes mentes del siglo xx en Occidente y que debiera incluírsele en el grupo formado por Einstein, Heisenberg, Wittgenstein, Solzhenitsyn, Gandhi y el Dalái Lama, pero excepto en los círculos budistas no es tan bien conocido como los demás. 

»Anagarika Govinda emerge como uno de los grandes héroes del siglo, un líder pionero y profético de una cultura occidental triunfante en lo externo y desesperada en lo interno.»

Robert A. F. Thurman
PREFACIO
¿A qué se debe que el destino del Tíbet despierte en el mundo un eco tan hondo? Sólo puede haber una respuesta: el Tíbet se ha convertido en el símbolo de todo aquello que actualmente anhela el hombre, ya sea porque se ha perdido o porque aún no ha sido realizado, ya sea porque está a punto de desaparecer ante nuestros ojos. El Tíbet representa la estabilidad de una tradición que no sólo hunde sus raíces en un pasado histórico o cultural, sino también en el ser más íntimo del hombre, en cuya profundidad este pasado se consagra como una imperecedera fuente de inspiración.
     Pero es más que eso: lo que está sucediendo hoy en ese país simboliza el destino de la humanidad. Como si de un gigantesco escenario se tratara, presenciamos el combate entre dos mundos, que, dependiendo del punto de vista del observador, puede ser interpretado como la lucha entre el pasado y el futuro, el atraso y el progreso, la creencia y la ciencia, la superstición y el conocimiento, o bien entre la libertad espiritual y el poder material, la sabiduría del corazón y el conocimiento de la mente, la dignidad del individuo y el instinto gregario de la masa, la fe en el destino superior del ser humano a través del desarrollo interior y la creencia en la prosperidad material basada en una siempre creciente producción de mercancías.
     Somos testigos de cómo un pueblo pacífico, sin ambiciones políticas, que sólo desea vivir tranquilo, está siendo trágicamente privado de su libertad y pisoteado por un vecino poderoso en nombre del «progreso» que, como siempre, sirve de pretexto para cometer todo tipo de brutalidades. Se sacrifica el presente vivo al Moloch del futuro; se destruye la conexión orgánica con una tradición fructífera en pro de la quimera de una prosperidad fabricada con máquinas.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]