La isla de la verdad

EL DESVELO

El mar, el naufragio, el camino, el libro, la luz, el teatro, el viaje…. Filósofos de todas las épocas se han servido de metáforas, en algunas ocasiones con profusión ingeniosa. Recurrir a ellas les ha ayudado a aligerar e ilustrar un discurso por lo general denso y también a asentar relaciones entre cosas de naturaleza heterogénea, abriendo nuevas posibilidades de análisis y reflexión.  

El libro propone un repaso de algunas metáforas a las que se ha recurrido de una u otra forma en la historia de la filosofía.

En capítulos independientes, se encuentran aquí las más reputadas metáforas: el mar que rodea la isla de la verdad, el naufragio, el camino, el libro, la máquina y el organismo, etc. 

El estudio de su uso y de las diferentes interpretaciones que de ellas se han propuesto permite, con una mirada diferente a la habitual, adentrarse en las grandes cuestiones de la filosofía y seguir su evolución a lo largo del tiempo. 

 

Presentación

Al viajero observador que visite Grecia hoy, puede llamarle la atención y resultarle divertido ver el rótulo Metaphores en camiones de transportes y mudanzas. Si no lo había hecho antes, se percatará entonces de que nuestra metáfora esconde un fondo asimismo metafórico. De modo análogo a como esos camiones transportan muebles y enseres de un sitio a otro, la palabra metáfora, a partir de un primer desplazamiento del lenguaje corriente al culto, alude a que propiedades, significados y sentidos se mueven de lugar. Los filósofos han sido aficionados a estas mudanzas figuradas que sientan vínculos entre ámbitos en principio diferentes. Han utilizado metáforas, en ocasiones con profusión, no solo para aligerar un discurso por lo común denso, sino también para cimentar relaciones entre cosas de naturaleza heterogénea y abrir así nuevas posibilidades de ahondar en su sentido.

Proponemos un repaso de algunas metáforas a las que se ha recurrido de una u otra forma en la historia de la filosofía. El criterio de selección que determina por qué considerar unas en perjuicio de otras es sencillo de enunciar: las que están en el índice son todas relevantes, pero no agotan el catálogo de las que podrían haber comparecido. Cumplido el requisito mínimo de tener el peso suficiente como para quedar incluidas, el segundo filtro lo han conformado los intereses y las preferencias de los autores que, ajenos a la presión que a veces ejercen los requerimientos académicos, tienden a escribir únicamente sobre cuestiones que les complazcan. Antes que intentar agotar una lista de metáforas presuntamente completa, nos hemos inclinado por estudiar con cierto detenimiento solo algunas, dejando abierta la posibilidad de extender el elenco en el futuro.