Ficha técnica

Título: La huida inversa | Autora: Patricia Rodríguez | Ilustrador: James Frost |  Editorial: El DesveloPáginas: 128 | ISBN: 978-84-943987-1-1 | Dimensiones: 13,5 x 23 cm | Encuadernación: Rústica  | Precio: 17,00 euros

La huida inversa

EL DESVELO

La huida inversa es una novela de marcado carácter literario, un largo relato sobre la huida de una mujer en un contexto asfixiante tanto en lo físico (el desierto de Los Ángeles) como conceptual, recordando la atmósfera inquietante de las historias de un David Lynch, por ejemplo. Sobre esa urdimbre californiana, Patricia Rodríguez interpola tres historias más breves que funcionan de manera autónoma y giran sobre elementos extraños, ambientados en Gran Bretaña y España: la búsqueda del pecio del Mary Celeste, un buque fantasma; el jardín de Derek Jarman y las grandes instalaciones de hormigón pre-radar de la costa inglesa; y una batida contra el lobo en la que se saldan cuentas pendientes. 

La oscuridad seductora de California y la supersticiosa ciudad de Los Ángeles; la obsesión británica con su glorioso pasado imperial; los ecos de la Segunda Guerra Mundial; el triunfo de una sociedad pragmática que ha desterrado tanto lo legendario como lo espiritual; nuestros torpes intentos de reconciliarnos con la naturaleza… son algunos de los temas abordados en este libro. 

1. Habitáculo reforzado  

Lo que sucede en el exterior, más allá del parabrisas, es una imagen, nada más.

     A partir de ahora, todo lo que veo será una fotografía plana, sin profundidad de tiempo. Todo lo que ocurra fuera de mi campo de visión ha dejado de preocuparme.

     Esta decisión, delimita la carretera y encaja bien con el encuadre natural del parabrisas. Le he puesto un límite a su alcance y aunque las formas y la luz que contiene vayan cambiando, de ahora en adelante, su significado va a limitarse a un plano superficial, a una representación llana del presente.

     Lo que existe más allá de esta imagen está desenfocado, es inalcanzable o queda fuera de mi campo de actuación. ¿Y lo anterior, todo lo que me ha conducido hasta aquí? El pasado es una entidad inmóvil.

     Al principio, temo mirar los espejos retrovisores pero enseguida me doy cuenta de que el reflejo que me devuelven no es más que una distorsión. Un recorte de distancia superada vista en sentido contrario.

     En el estado más próspero de la nación, el firme de alquitrán tiene un color ceniciento y apagado, la misma pigmentación anémica que comparten la mayoría de las carreteras y las infraestructuras públicas.

     Ahora, la autopista desciende en una gran curva abierta hasta nivelarse con el mar. Este es el cambio de rasante definitivo antes de agotar la ciudad y aquí aparece el horizonte. Es el único momento memorable del trayecto y el único punto en el que mi desplazamiento diario me recuerda a un viaje real. 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]