Ficha técnica

Título: La Gruta del Toscano | Autor: Ignacio Padilla | Editorial: Alfaguara |  Colección: Hispánica |  Páginas: 384 |  Fecha de publicación: 14/6/2006 | Género: Novela |  Precio: 18.00 € | ISBN: 8420470724 |  EAN: 9788420470726

La Gruta del Toscano

EDITORIAL ALFAGUARA 

Desde su tendejón en una llanura de los Himalaya, el serpa Pasang Nuru ve llegar expediciones cada año, todas con la misma intransigencia y la misma estúpida fruición por matarse en la cordillera. El frío y la altitud les pasan la factura de su soberbia y su descuido. Muchos regresan mutilados por la gangrena, cegados por la nieve o delirando por la disentería. Pero nada disuade a estos seres febriles en su afán por se los primeros en llegar al fondo de la Gruta del Toscano, que podría contener los nueve círculos del Infierno dantesco.

 

Extracto del libro: Libro primero. La poética del infierno

La historia guarda dos versiones de la muerte de Pasang Nuru Sherpa. Una dice que murió poco después de su entrevista con la prensa británica, desangrado en manos de un bandido montañés llamado Jarek Rajzarov. La otra afirma que sobrevivió a sus heridas, prendió fuego al tendejón de la llanura y se internó en la Gruta del Toscano. Allí murió de frío o de toxoplasmosis, repasando en su memoria la nómina de hombres, máquinas y bestias que se ­perdieron explorando aquel tremendo abismo. Esta ­última versión es la que mejor se acomoda a su vena melancólica. La otra es tan atroz, que aun hoy es ofensivo referirla en la vasta cordillera donde su nombre va adquiriendo proporciones legendarias.

Cualquiera que haya sido su destino, lo cierto es que Pasang Nuru pudo haber muerto de muchas otras formas y en muchos otros recodos de su siglo. Es incluso probable que haya muerto varias veces sin que él mismo lo notase. Quienes lo conocieron guardaron para siempre la impresión de que ese sherpa diminuto estaba ya en otra parte, como en un teatro de sombras. Parecía un holograma, me dijo cierta vez Milena Giddens invocando las horas que pasó con él en la llanura. Lo mataron por mi culpa, añadió. Milena suele exagerar su influjo sobre las suertes ajenas, pero creo que en este caso no va fuera de razón: he mirado muchas veces su entrevista con el sherpa, y en todas ellas me ha quedado la certeza de que por entonces Pasang Nuru estaba al tanto del peligro que corría al revelar sus secretos. Más que miedo, su rostro irradia una alegría crepuscular, la feliz resignación de quien se sabe en los bordes de la existencia y busca revelarlo todo para llegar ligero al otro lado del río.

No es que el sherpa haya deseado su extinción. A pesar de sus años, Pasang Nuru era un hombre plenamente hecho a esta vida. Los premios y tormentos del más allá lo tenían sin cuidado. Le gustaban ante todo las cosas del mundo, los objetos sin aristas y las preguntas simples. La inclinación suicida de los exploradores occidentales lo enervaba tanto como el candor supersticioso de los porteadores que durante años reclutó para asistir a aquéllos en la conquista de la Gruta del Toscano. El extravío romántico, la fantasía febril y las pasiones montaraces le parecían absurdos, cuando no francamente estúpidos. Quizá por eso renunció desde muy joven a entender a sus patrones, y prefirió vivir a expensas de ellos con el desdén de quien se sabe muy por encima de la ambición humana.

Hablaba un inglés perfecto, me advirtió Milena Giddens cuando accedió a mostrarme la grabación de su entrevista. Recuerdo que esa tarde fingí curiosidad, no sé ya si por pereza o por temor a irritar a mi colega. Ciertamente no eran muchas las cosas que entonces sabía de Pasang Nuru, pero su don de lenguas era sin duda una de sus habilidades mejor recordadas. Poco antes de que Milena volviese de los Himalayas, el ordenanza Beda Plotzbach me reveló ese y muchos otros rasgos del sherpa. Nos habíamos encontrado casualmente en las calles de Streslau, y enseguida tuve claro que el pobre viejo ansiaba contar lo que había sufrido y escuchado desde el maldito día en que el capitán Reissen-Mileto descubrió la Gruta del Toscano. Por él supe que Pasang Nuru hablaba francés con acento gascón y un inglés como aprendido en un liceo isabelino. Si no recuerdo mal, en una carta a la duquesa Tibia Grics el propio capitán Reissen-Mileto menciona la destreza del sherpa para expresarse en todos los idiomas de la tierra con desarmante fluidez. Tal es su asombro ante el talento de su joven guía, que no sabe si halagarlo o recelar de él como si aquél fuese un arte del demonio.

El más vivo recuerdo que el ordenanza Plotzbach tenía de Pasang Nuru era el de su breve figura apostada en el vestíbulo de la Gruta del Toscano. Por entonces el sherpa era un adolescente, pero había sabido ganarse el respeto de los expedicionarios en las álgidas semanas que habían pasado en la montaña buscando el legendario paso de Ibn Margaar. Fue él, me diría el ordenanza Plotzbach muchas décadas más tarde, el primero en divisar la entrada de la cueva cuando ya los expedicionarios se habían rendido a los estragos de la hipotermia y la desesperanza de encontrar algo en aquella selva áspera de rocas, cardos y matojos. Y fue él también, dijo el ordenanza, quien descifró antes que nadie los signos que hallaron labrados en el gran bloque de piedra que se eleva sobre la boca de la gruta. Cómo pudo hacerlo, era algo que Plotzbach todavía no acababa de explicarse. Los signos en la piedra parecían cualquier cosa menos letras. Ni siquiera podía decirse que hubiesen sido escritos allí por algo más que el viento, el agua o la infinita paciencia de algún insecto corrosivo. Cuando alcanzaron al sherpa, los expedicionarios pensaron que su guía elevaba al cielo una plegaria de gratitud o asombro. Pasang Nuru los dejó acercarse sin bajar la vista, tomó del brazo al capitán Reissen-Mileto y extendió el índice como el grumete que anuncia tierra al final de una extenuante travesía. El capitán no comprendió enseguida lo que le señalaba el sherpa. Miró la cueva, parpadeó, siguió con impaciencia el índice de su joven guía. Finalmente descubrió los signos y escuchó con un escalofrío la voz del sherpa traduciendo al alemán, sin rima ni cadencia, los versos que Dante Alighieri afirma haber leído en la puerta misma del infierno.

Pasarían aún varios años antes de que un jesuita portugués comprobara que esos signos eran en efecto una versión sánscrita de los versos iniciales del Canto Tercero de la Commedia. Desde que halló la cueva, el capitán Reissen-Mileto se empeñó en demostrar que el sherpa había interpretado ­correctamente aquella advertencia pétrea. Convencido de que en ello se jugaba el crédito de un descubrimiento prodigioso, él mismo transcribió los sig­nos e intentó obtener del sherpa un patrón lin­güístico que le permitiese vincularlos con los tercetos dantescos. En los días alucinantes que siguieron al hallazgo de la gruta, el ilustre explorador insistió, hala­gó y amenazó a Pasang Nuru para que éste le dijese cómo había interpretado los signos. Pero el sherpa nunca pudo explicarse. Su don de lenguas era para él algo tan natural como la respiración, una facultad inescrutable que él mismo había asumido desde niño como otros se resignan a ser zurdos o a tener los ojos negros. En alguna parte de su entrevista con Milena Giddens, Pasang Nuru habla también de su extraña relación con los idiomas, pero sus palabras, lejos de aclararla, sólo hacen más oscura su prodigiosa facultad.

No es entonces de extrañar que el capitán Reissen-Mileto se sintiese en cierta forma traicionado por su guía. Después de todo, el sherpa fue por mucho tiempo su única esperanza de probar que aquella cueva era la entrada del inframundo dantesco, y que su calamitosa expedición no había sido en balde. Beda Plotzbach asegura que el capitán sopesó al principio la posibilidad de llegar hasta el fondo de la caverna, pero pronto le quedó claro que sus hombres no estaban preparados para semejante empresa. Exhaustos y mal provistos con antorchas, los exploradores llegaron apenas al punto donde la cueva se ensancha y es cortada por un caudal sulfuroso que se anuncia infranqueable en la tiniebla. Un olor fétido se encabalga allí con ráfagas de aire helado, zumbidos de invisibles insectos y rumores de aleteos que crisparían los nervios del más plantado. Sólo el temerario Ehingen de Granz mostró el ánimo de seguir adelante, pero al fin desistió de hacerlo cuando el capitán Reissen-Mileto ordenó que la cordada volviese de inmediato al valle donde les aguardaba el resto de la Quinta Compañía de Fusileros.

Ignoro todavía si Pasang Nuru acompañó a sus clientes en esta tímida incursión a la caverna. Sólo sé que estuvo con ellos en el umbral, y que no pudo explicar la traducción de los signos. De esta forma confrontado con el hermetismo de su guía e inepto para seguir adelante, el capitán comprendió que esa cueva había de ser la última quimera de su existencia, y que ahora su fama dependía en gran medida del peso que sus superiores desearan conceder a su palabra de honor.

Pero fue precisamente con su honor que el capitán Reissen-Mileto pagó el precio de su descubrimiento. Sesenta años más tarde, el ordenanza Beda Plotzbach me aseguró que la historia de la Gruta del Toscano sería otra de no haber sido por las desgracias que rodearon la vuelta de los expe­di­cionarios al campamento de la Quinta Compañía de Fusileros. Fue espantoso, dijo. Un espantoso error, señor mío. Me hablaba con la voz entrecortada, tan cerca de mi cara que casi podía cortar su vaho de aguardiente. Se le veía pálido, como si aquello acabase de ocurrir. O como si el espanto del que hablaba se hubiese quedado para siempre grabado en sus pupilas. Ni hoy ni entonces he podido comprender si el viejo Plotzbach se refería al espectáculo que los expedicionarios hallaron en el campamento de la Quinta Compañía o a las consecuencias que esto tuvo en la carrera del capitán. Bien mirada, la expresión se acomoda a muchos pasajes de la historia de la Gruta del Toscano. La carrera del capitán Reissen-Mileto y los muchos avatares del abismo son una interminable sucesión de actos bárbaros, misterios indescifrables, equivocaciones sin remedio, pasajes heroicos y simples golpes de mala suerte. No cabe duda que el capitán cometió un error cuando abandonó a su agotada compañía para buscar el improbable paso de Ibn Margaar. Nadie, sin embargo, habría previsto que un centenar de fusileros bien armados se esfumarían de la faz de la tierra mientras su máximo oficial perseguía en las cumbres himalaicas un pasaje del que sólo se tenían noticias por cuentos de viejas.

Durante el juicio que siguió a su vuelta, el capitán y sus hombres juraron que la Quinta Compañía de Fusileros estaba en óptimas condiciones cuando ellos se adentraron en la cordillera. Al momento de partir, dijeron, la tropa estaba de buen ánimo y contaba con pertrechos suficientes para sobrevivir hasta un mes en el Valle del Silencio. En su testimonio, el teniente Ehingen de Granz afirma haber hallado en el campamento unos ciento ochenta galones de agua destilada, dos barricas de whisky y cantidades importantes de bizcocho en perfecto estado de conservación. Era entonces evidente que los soldados de la Quinta Compañía no habían abandonado el valle a causa del hambre. También había que descartar que hubiesen sido atacados por partisanos osoletas, pues los fusiles de la compañía se hallaban aún en el campamento, cargados, pulidos y apilados en un rincón de la tienda de oficiales. Sólo el revólver del alférez Raymond Aibel, responsable de la tropa en ausencia del capitán, tenía algunos cartuchos quemados, indicio de que la Quinta Compañía de Fusileros había desertado en masa tras liquidar al desdichado alférez.

Pero el asunto, de por sí grave para el prestigio del capitán Reissen-Mileto, no terminaba allí: escasas horas después de que el teniente Ehingen de Granz descubriera las armas en la tienda de oficiales, Pasang Nuru halló cerca del campamento los uniformes de la tropa perfectamente limpios, doblados y sin el más ligero rastro de que sus dueños hubiesen sufrido ningún temor a enfrentar desnudos las inclemencias del frío himalaico. En una palabra, la Quinta Compañía de Fusileros se había esfumado, había desaparecido como engullida por la cueva portentosa que su capitán decía haber descubierto en el corazón de la cordillera.

El 14 de noviembre de 19 22, exactos dos meses después del descubrimiento de la Gruta del Toscano, el capitán Reissen-Mileto y los dos suboficiales que lo habían acompañado fueron condenados a muerte por un consejo de guerra reunido en la ciudad de Bombay. Días más tarde la sentencia fue conmutada por su expulsión del ejército. Hay quien dice que la benevolencia del tribunal se debió a la inmaculada hoja de servicios de los acusados. Otros afirman que la duquesa Tibia Grics puso en juego su fortuna y sus encantos para salvarle la vida al hombre que había de amarla hasta el último de sus días. Otros más, muy pocos, conjeturan que el accidental descubrimiento de la Gruta del Toscano a cargo del capitán pudo atenuar de alguna forma su penosa acrobacia de haber perdido para siempre a la más brava compañía del Principado de Ruritania.

En todo caso la sentencia tuvo efectos desastrosos para los miembros de la expedición. No bien le informaron de la conmutación de su pena, el teniente Ehingen de Granz acabó de perder la cabeza. Quienes lo vieron desde que rindió sus insignias hasta que lo hallaron con el cráneo hecho trizas en un motel de Calcuta, lo recordaban ahogado en una insufrible congoja. No quedaba ni la sombra de su porte de dios griego o de su legendario buen temple. Su aventura en las montañas, la desaparición de su compañía y la ignominia que lo cubrió al volver lo habían reducido a un guiñapo, un alma en pena incapaz de tolerar ser la deshonra de una familia que llevaba por lo menos seis generaciones sirviendo a su patria. Días antes de partir hacia Calcuta, el teniente Ehingen de Granz visitó las barracas que alguna vez albergaron a la Quinta Compañía de Fusileros y se quedó allí hasta el amanecer, meditando su infortunio y tratando todavía de comprender si su expulsión del ejército era un castigo por no haber insistido en explorar la Gruta del Toscano. Hoy se sabe que el teniente no volvió a cruzar palabra con el capitán Reissen-Mileto. Ni siquiera se despidió de él. En los diarios que cubrieron la noticia de su muerte sólo se mencionan una breve carta a su mujer y un envoltorio donde Ehingen de Granz habría metido sus medallas con la atenta súplica de que se las entregasen a su hijo Werner el día en que éste alcanzara la mayoría de edad.

Del otro suboficial se dice que murió seis meses después en un hospital de Nueva Inglaterra, alcoholizado, herido al parecer en una riña de taberna, delirando campamentos fantasmales e increpando a los hijos que el capitán Reissen-Mileto nunca tuvo. Su maldición, no obstante, debió alcanzar de alguna forma al descubridor de la Gruta del Toscano, quien a partir de entonces se vio aquejado por un mal en la vejiga que truncó para siempre su carrera de explorador y envenenó el resto de su vida. Beda Plotzbach asegura que aquella enfermedad fue para el capitán algo así como una segunda degradación. O aún peor, me dijo, pues el ca­pitán Reissen-Mileto estimaba la exploración por encima de cualquier empresa militar: las campañas napoleónicas lo atraían mucho menos que la audacia de Marco Polo, las proezas castrenses del general Younghusband le parecían simples contingencias en su admirable carrera topográfica, su biblioteca contenía innumerables libros de exploración, bitácoras y mapas de rutas imposibles que excedían con mucho su acervo de balística, estrategia militar o cartas de batalla. Hasta el día en que se topó con el abismo, su aptitud viajera fue el complemento perfecto de su genio para hacer la guerra. Sus superiores toleraban su pasión cartográfica como una excentricidad que no pocas veces resultó provechosa para las fuerzas armadas. El capitán lo sabía y seguramente fue por eso que no dudó en lanzarse a buscar el paso de Ibn Margaar sin saber que el premio a sus trabajos vendría esta vez cargado de desdichas. Nadie duda que su expulsión del ejército fue para él un tremendo golpe, pero más había de serlo la manera en que su enfermedad le negó de pronto el privilegio de volver un día a los Himalayas y encontrar él mismo la prueba irrefutable de que allá, en el confín del mundo, esperaba a los vivos la encarnación del infierno dantesco.

Cuando se manifestaron los primeros signos de su enfermedad, el capitán Reissen-Mileto les restó importancia y se consagró a buscar quien le ayudase a financiar una expedición definitiva a la caverna. Pronto, sin embargo, comprendió que su descargo del ejército también había mellado su prestigio entre los miembros civiles de la Real Sociedad Geográfica. De nada le sirvió exaltar con discursos eruditos y proclamas geográficas la posible repercusión que su hallazgo podría tener en la gloria de la nación ruritana. Afectado por la desaparición de la Quinta Compañía de Fusileros, el relato de su viaje fue recibido con escepticismo y hasta con desprecio. Ciertamente no era inverosímil que el capitán hubiese hallado una caverna de dimensiones inimaginables, pero era un despropósito pensar que éste fuese el infierno en la tierra o una reproducción literal del gran poema dantesco. Los objetores fueron muchos, y no faltó entre ellos el que confrontó al capitán Reissen-Mileto con la imposibilidad física de un abismo gélido en un planeta donde la temperatura crece a razón de un gra­do por cada cien pies de profundidad. Con estas y similares resistencias, fueron justamente los antiguos cóm­plices del capitán los que más contribuyeron a su deshonra registrando la cueva con el nombre de la Gruta del Toscano, no por deferencia hacia Dante Alighieri, sino como una forma elaborada de burlarse del capitán y de su credulidad.

Beda Plotzbach, su ordenanza y único ami­go, recordaba con asombrosa claridad el día en que el capitán Reissen-Mileto pisó por última vez las oficinas de la Real Sociedad Geográfica. Recordaba incluso la tormenta que estalló esa vez mientras esperaba a su patrón en las puertas del edificio que aún congrega a los mayores geógrafos y exploradores del Principado de Ruritania. Una tarde endiablada, me dijo el ordenanza cuando hablé con él en el Portal de los Frailes. Allí lo venció su enfermedad, agregó. Plotzbach estaba en el automóvil, acompañando a la duquesa Tibia Grics, cuando el capitán abrió la portezuela y se desplomó en su asiento con un suspiro de rabia. Había envejecido una barbaridad, recordaba el ordenanza. La lluvia repicaba en el techo del automóvil creando un estruendo ensordecedor. La duquesa preguntó a gritos cómo habían ido las cosas con los miembros de la Sociedad Geográfica. Pero el capitán no respondió. Se limitó a negar con la cabeza y se llevó las manos al vientre como si le hubieran clavado una bayoneta. Entonces Plotzbach oyó sofocar a la duquesa un grito que mezclaba la sorpresa, el asco y el asombro. Ya lo ves, Tibia, me reventaron, dijo al fin el capitán mientras el auto se impregnaba con el olor desapacible de su orina.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]