Ficha técnica

Título: La forma inicial. Conversaciones en Princeton | Autor: Ricardo Piglia | Editorial: Sexto Piso| Colección: Ensayo | ISBN: 978- 84- 16358- 26-7  | Páginas: 248  | Formato: 15 x 23 | Precio: 19,00 euros  | 

La forma inicial

SEXTO PISO

En uno de los textos que componen La forma inicial, Ricardo Piglia escribe: «Faulkner decía algo que repito porque me parece extraordinario: «Escribí El ruido y la furia y aprendí a leer»; es decir, que escribir ficción -al menos cierto tipo de ficción- cambia el modo de leer».

Quizá sin advertirlo, Piglia nos ofrece ahí mismo una clave para intentar aproximarnos a su monumental obra, que sin duda lo convierte en uno de los principales escritores contemporáneos, en el sentido de que el Piglia narrador y el Piglia lector son indisociables hasta el punto de conformar las dos caras de ese todo literario al que se han aproximado miles de lectores en diversas partes del mundo.

Quizá como nadie desde Borges, Piglia reivindica ante todo la lectura como pretexto y fundamento de la propia escritura, como si fuera una adicción irresistible que sólo ha podido saciar dividiendo su tiempo a partes iguales entre la lectura como tal y esa forma particular de lectura de uno mismo que es la escritura.

La forma inicial recoge artículos, entrevistas, charlas y conferencias de Ricardo Piglia, a la manera de un rompecabezas concebido desordenadamente pero que al final acaba por encajar. Es un libro íntimo, que puede leerse como una lúcida carta de amor a los cientos de lecturas y de autores que han marcado la vida literaria del autor. A fin de cuentas, pareciera decirnos, por más que a través de los siglos asistamos al despliegue de muy diversos géneros y obras literarias -un despliegue que, en los tiempos más recientes, afecta incluso al soporte mismo en que se presentan los textos-, ese acto fundacional en el que un lector se enfrenta como si fuera la primera vez a un texto que lo cautiva, en lo esencial no ha sido modificado. La forma inicial es la brillante recapitulación de una mente prodigiosa acerca de una vida entregada sin reservas a la literatura.

«Ricardo Piglia, el clásico rebelde». J. A. Masoliver Ródenas, La Vanguardia

«Hay pocos escritores necesarios que estén demostrando, hoy día, la vitalidad de sus propuestas intelectuales». Jordi Carrión

Prólogo

La conversación y sus formas

«La correspondencia es un género perverso: necesita
de la distancia y de la ausencia para prosperar».
Ricardo Piglia, Respiración artificial

     En la parte inicial de Respiración artificial (1980), la primera novela de Ricardo Piglia, se lee una carta de Emilio Renzi a su tío Marcelo. Entre otras cosas, Renzi habla allí, desengañado, de su idea juvenil sobre la importancia de las experiencias y aventuras en la formación de un escritor. La carta revela, sin embargo, a un escritor ya formado, no por aventuras, sino por lecturas y especulaciones. Renzi, una suerte de álter ego de Piglia, tiene ideas sobre el mundo. La carta incluye además una reflexión sobre el género epistolar, esa forma perversa, dice, de conversación diferida que se alimenta de la distancia, pero que evidentemente le fascina: «te confieso -le escribe a su tío- que una de las ilusiones de mi vida es escribir alguna vez una novela hecha de cartas». El género epistolar se acerca mucho así a la «conversación», tal y como Piglia la trabaja: es un acontecimiento del lenguaje, un lugar para las ideas, pero también una forma que prospera o se enriquece con la distancia, con la reescritura y agregados que siguen y se extienden más allá de la conversación real.

     Los acontecimientos en las ficciones de Piglia suelen ser hechos textuales o de lenguaje. En el centro de sus cuentos o novelas se narran conversaciones, irrumpen libros y documentos, aparecen cartas y fotografías. Podríamos, por tanto, decir que su universo ficcional se levanta sobre el problema de los textos en el mundo o del mundo como texto; y que en ese universo siempre hay uno o varios personajes que son lectores obsesivos o profesionales, descifradores de códigos, pero también productores de textos, codificadores, urdidores de situaciones, máquinas que cifran el mundo. La ficción en Piglia puede pensarse como una gran escena, muchas veces transfigurada, sobre personajes que leen o escriben, que dictan y reciben mensajes que podrían transformar el orden de la sociedad moderna. Los personajes viven apasionadamente sus ideas, son héroes que defienden sus posiciones, pero se enfrentan al desconcierto del sentido y a las disciplinas de la modernidad. La ficción en Piglia es, entre otras cosas, una forma de intervención en los debates teóricos e intelectuales, desde la lógica de ciertos géneros literarios, como la novela policial, la nouvelle o el cuento breve.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]