Ficha técnica

Título: La eternidad en un día. Clásicos del periodismo alemán (1823-1934) | Autor: Francisco Uzcanga | Traducción: Francisco Uzcanga Meinecke | Prólogo: Francisco Uzcanga Meinecke| Notas: Francisco Uzcanga Meinecke    | Selección: Francisco Uzcanga Meinecke |  Editorial: Acantilado | Colección: El Acantilado, 330 | Encuadernación: Rústica cosida | Formato: 13 x 21 cm | Páginas: 408 | ISBN: 978-84-16748-01-3 |  Fecha: 2016 | Precio: 20 euros

La eternidad en un día

ACANTILADO

El lector tiene en sus manos una antología atractiva, variada y reveladora de artículos de grandes novelistas y pensadores en lengua alemana (Heinrich Heine, Karl Kraus, Robert Walser, Rosa Luxemburg, Stefan Zweig, Joseph Roth, Thomas Mann, Hermann Hesse, Robert Musil, Alfred Döblin, Siegfried Kracauer, Walter Benjamin y Ernst Bloch, entre otros) publicados desde los comienzos del periodismo literario, a principios del siglo XIX, hasta poco después del ascenso al poder del nacionalsocialismo. La selección ofrece así un fresco del articulismo y la crítica cultural, que vivieron su apogeo en el período de entreguerras, a la vez que documenta una época crucial de la historia de Centroeuropa.  

«Una prosa audaz, capaz de pensar sin la menor represión; un periodismo potente, de crítica cultural libre, que vence al tiempo por su permanente huida del vocerío general. Obra maestra de la prensa cultural alemana». Enrique Vila-Matas, El País

«Acantilado sigue haciendo libros con el gusto y la delicadeza habituales. Una pequeña joya». Arcadi Espada, El Mundo

«Qué magnífica idea y qué bien desarrollada y ejecutada, la de Francisco Uzcanga Meinecke». Toni Montesinos, La Razón

«El lector tiene la posibilidad de ver qué periodismo literario escribían grandes escritores alemanes entre el fin del Romanticismo y el ascenso del III Reich». Jordi Llovet, El País

«Un espléndido volumen recopilatorio de auténticas joyas del periodismo». Mercedes Monmany, ABC

«La traducción, las notas y el prólogo de Francisco Uzcanga Meinecke son excepcionales; la propuesta, inusual en un ámbito como el español. Esta antología no es sólo la historia de un género; es también la de todo lo que que va desde el surgimiento de la cultura de masas a su paroxismo en los espectáculos multitudinarios del nacionalsocialismo» Patricio Pron, El Boomeran

«La calidad de los textos aquí escogidos va de lo estimable a lo extraordinario, con un valor añadido, y es que la variedad de voces y de perspectivas impresiona al lector sin que pueda plantear reserva alguna». Guzmán Urrero, The Cult

«Ahora que el periodismo se ha convertido en otra cosa, con un cierto aire de resistencia marginal frente al servilismo y el utilitarismo, un libro como este resulta totalmente necesario». Juan Jiménez García, Détour

«No se trata sólo de autores que escribieron en alemán; se trata de una historia de la Europa central, que inicia su exilio en París, que alcanza su hora cenital en la Viena de Kraus, de Roth, de Zweig y de Alfred Polgar, y que llega a un espléndido y atormentado ocaso en el Berlín de Döblin, de Musil, de Benjamin y Bloch». Manuel Gregorio González,
Diario de Sevilla

«No deberíamos perder algo de vista si queremos hacer del periodismo un arma válida para el futuro: la risa contra la demencia, la valentía ante el oprobio». Jordi Corominas, El Confidencial
 
«La importancia histórica y cultural de unos años llenos de cambios y la personalidad de los autores avalan con creces el interés del libro».
Revista Leer

«Una antología excepcional e imprescindible». Metahistoria

 

EL ARTE DE CONVERTIRSE EN UN
ESCRITOR ORIGINAL EN TRES DÍAS

Hay personas y escritos que ofrecen instrucciones para aprender latín, griego o francés en tres días, contabilidad incluso en tres horas. Pero a nadie se le ha ocurrido todavía enseñar cómo puede uno convertirse en tres días en un escritor bueno y original. ¡Y eso que es tan fácil!

     No hay nada que aprender, más bien desaprender mucho; no hay que experimentar nada nuevo, basta con olvidar algunas cosas. Tal como está hoy el mundo, las mentes de los eruditos-y por ende también sus obras-semejan esos viejos manuscritos a los que primero hay que raspar las aburridas disputas de los Padrastros de la Iglesia o las disparatadas digresiones de un monje para descubrir debajo a un clásico latino. Los pensamientos sublimes son congé­nitos a todas las mentes humanas, y también los pensamientos originales, porque con cada persona que nace se vuelve a crear el mundo; pero la vida y la escuela los acaban recubriendo con sus bagatelas. Uno se puede hacer una idea aproximada del estado de la cuestión si tiene en cuenta lo siguiente. Reconocemos un animal, una fruta o una flor a través de su imagen real; se nos aparecen tal como son. ¿Se podría sin embargo identificar una perdiz, un arbusto de frambuesa o una rosa si sólo conociéramos el paté de perdiz, el zumo de frambuesa y el perfume de rosas? Pues esto sucede con la ciencia, esto pasa con todas las cosas que asimilamos a través del intelecto y no de los sentidos; se nos presentan elaboradas y transformadas, e ignoramos qué aspecto tienen en estado crudo y desnudo.  

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]