Ficha técnica

Título: La coronación del Everest Autora: Jan Morris |  Traducción: Esther Cruz  | Prólogo: Sebastián Álvaro  | Editorial: Gallo Nero | Colección: Narrativas | Formato: 14× 19 cm. | Páginas: 216 | ISBN: 978-84-9423577-1 | Precio: 18 euros

La coronación del Everest

GALLO NERO

En 1953, todo el mundo estaba a la espera de oír si la expedición de sir John Hunt triunfaría en su intento de ser la primera en llegar a la cima del monte Everest, a ocho mil ochocientos metros sobre el nivel del mar. Jan Morris, periodista de The Times, estuvo con aquella histórica expedición desde el principio hasta el final. Cuando Edmund Hillary y Tenzing Norgay alcanzaron por fin la cima, Morris se enfrentó a un nuevo reto: hacer llegar la exclusiva a Londres a tiempo para coincidir con la coronación de la reina Isabel II.

Publicado por primera vez en Inglaterra en 1958, La coronación del Everest es la crónica de un evento histórico, una evocación íntima e impactante de la más famosa de todas las hazañas del montañismo y de la que quizá fuese la última gran primicia del periodismo de la vieja escuela.

«Fue Morris quien dio la noticia al mundo de que una expedición liderada por los británicos había conquistado el Everest el día antes de la coronación de la reina en 1953. Dotada de mucho valor y de un ingenio tenaz, Morris dio al mundo la exclusiva y se vio lanzada así a una de las carreras literarias más notables de la segunda mitad del siglo xx». The Guardian

Prólogo  

Observando la situación de la montaña más alta de la Tierra, asediada por expediciones comerciales que cuentan con cientos de sherpas, botellas de oxígeno, helicópteros y hasta policía en el campo base, sería insultante calificar como alpinismo la actividad que hoy se desarrolla en el Everest. Así que nadie debería llevarse a engaño: alcanzar hoy su cumbre no tiene ni remotamente nada que ver con la que soñara George Mallory o ascendieran Edmund Hillary y Reinhold Messner. Pero hubo un tiempo en el que el Everest era todavía la montaña más alta y prestigiosa de la Tierra, evocar solo su nombre era casi un referente espiritual y su ascensión sobrepasaba la hazaña deportiva más exigente para convertirse en una de las más grandes aventuras que podía hacerse en nuestro planeta. Casi como emprender la búsqueda del Grial. Este libro de Jan Morris, una de las mejores escritoras británicas, retrata fielmente aquella expedición que logró conquistar el Everest por primera vez en 1953, pero también, con cierta melancolía y bastante sentido del humor, aquellos tiempos pasados, aquel mundo de exploradores románticos del viejo imperio que, definitivamente, se estaba derrumbando. Y trasciende su tiempo porque habla de algo que es una constante en la existencia de los seres humanos: la resistencia ante las adversidades y las gestas del espíritu por conseguir metas que superan nuestras pequeñas fuerzas. 

      Fueron los británicos los que midieron la cumbre más alta del planeta, elevaron el Everest a símbolo del mayor reto alpinístico, y persiguieron ese sueño con tenacidad, inteligencia y sacrificio heroico. Al final conseguirían su premio en justa recompensa por los esfuerzos realizados durante cien años, más que como consecuencia de estar situada la montaña en el área de influencia británica. Aquellos hombres que cartografiaron, exploraron y escalaron el Everest encarnan el prototipo de aventureros impulsados por el afán de descubrimiento y la pasión de alcanzar los extremos del planeta. Representan la unión de la ciencia y la poesía, el ansia de conocimiento científico, es decir, según Mallory, «el deseo indómito de descubrir lo inexplorado que late en el corazón del hombre», junto al impulso de un alma invencible que quedó simbolizado por el poema de Tennyson y les animaba a «luchar, buscar, encontrar y no rendirse jamás». Aquel Everest salvaje, legendario, misterioso, intimidador y atrayente, simbolizaba la aventura perfecta, el gran reto pendiente para aquellos aventureros.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]