Ficha técnica

Título: La confesión de la leona | Autor: Mia Couto | Traducción: Rosa Martínez-Alfaro | Editorial: Alfaguara | Colección: Literaturas|  Medidas: 151 X 240 mm |Formato: Tapa blanda con solapa |Páginas: 216 | ISBN: 9788420419411 | Fecha publicación: 02/2016 | Precio: 17,90 euros | Ebook: 8,99 euros 

La confesión de la leona

ALFAGUARA

La última novela del premiado autor mozambiqueño Mia Couto -el «mago de las palabras», según el Neues Deutschland- es al mismo tiempo un misterio fascinante, un conmovedor retrato de la opresión a las mujeres y una confrontación entre las tradiciones y el mundo moderno.Novela finalista al Premio Booker 2015.

La confesión de la leona desvela el misterioso mundo de Kulumani, una aldea aislada en Mozambique cuyas creencias y tradiciones se ven amenazadas cuando unas leonas empiezan a cazar a las lugareñas.

Mariamar, hermana de la víctima del último de esos ataques, ve cómo su vida se tambalea ante la llegada de Arcángel Baleiro, «el último cazador», contratado por los ancianos de la aldea para matar a las leonas. Encerrada en casa por su padre, Mariamar revive dolorosos recuerdos de abusos pasados y reza para que Arcángel la rescate. Los hombres de Kulumani se sienten cada vez más amenazados por la presencia del forastero y por las fuerzas de la modernidad que ponen en riesgo su cultura ancestral, y sospechan que las leonas no son sino espíritus conjurados por la brujería de sus propias mujeres.

 

Reseñas:
«Couto es un artesano de una lengua clásica, precisa y sobria. Se apropia del portugués para reinventarlo. Crea un modelo narrativo nuevo.» Sebastián Lapaque, Le Monde Diplomatique
«Este tipo es bestial. Su garra se agudiza con el tiempo y construye, libro a libro, una obra única… Couto se sumerge en el barro mágico de los misterios populares. Otra alegría para sus lectores.» Catherine Simon, Le Monde
«La prosa de La confesión de la leona se mimetiza con el paisaje y fluye como un río que atraviesa la aldea. Couto dirige de manera sutil e inteligente al lector hacia el verdadero tema de la novela: la trágica e invisible guerra entre los hombres, que abusan de su poder, y las mujeres, que han sido educadas para renunciar a él.» José Mário Silva, Expresso
«Mia Couto es uno de los autores más interesantes e importantes de África.» Henning Mankell
«Magistralmente forjada… La confesión de la leona canta con el matiz musical de un poema.» Heather de Scott Partington, Los Angeles Times

«Couto mezcla en La confesión de la leona la gran tradición literaria portuguesa con la mejor literatura africana.» Transfuge

«Este libro me ha hechizado.»  Gesa Fußel, Buch-Magazin

«Couto derriba los límites tradicionales de estilo y género. La confesión de la leona se lee como una parábola de la barbarie humana y sus consecuencias.»  Anthony Domestico, The Boston Globe

«Un libro profundo, inquietante y muy evocador, y sin duda una de las grandes novelas del año.» La Cause littéraire

 

 Explicación inicial

En 2008, la empresa en la que trabajo envió a quince técnicos medioambientales para actuar sobre el terreno durante la apertura de unas líneas de prospección sísmica en Cabo Delgado, en el norte de Mozambique. En el mismo momento y en la misma región empezaron a producirse ataques de leones a personas. En pocas semanas, el número de ataques fatales superó la decena, y aumentó a veinte en aproximadamente cuatro meses.

Nuestros jóvenes compañeros trabajaban en el campo, dormían en tiendas de campaña y circulaban a pie entre las aldeas. Eran una presa fácil para los felinos. Había que enviar con urgencia a cazadores que los protegieran. Dicha urgencia se sumaba, por supuesto, a la necesidad de proteger asimismo a los campesinos de la región. Sugerimos a la compañía petrolífera que se encargara de contrarrestar la amenaza de inmediato: que acabase con los leones devoradores de personas. Se contrató a dos expertos cazadores que se desplazaron de Maputo a Palma, población en la que se concentraban los ataques. Allí se reclutó a otros cazadores locales para que se unieran a la operación. El número de víctimas mortales, mientras tanto, había aumentado a veintiséis.

Los cazadores padecieron dos meses de frustración y terror, durante los que acudieron a llamadas de socorro diarias, hasta que consiguieron matar a los leones asesinos. Con todo, esas no fueron las únicas dificultades a las que se enfrentaron. Permanentemente se les sugería que los verdaderos culpables eran habitantes del mundo invisible, donde las escopetas y las balas pierden toda su eficacia. Poco a poco, los cazadores comprendieron que los misterios a los que se enfrentaban no eran más que los síntomas de unos conflictos sociales que superaban ampliamente su capacidad de respuesta.

Viví esta situación muy de cerca. Las frecuentes visitas que realicé al escenario de este drama me sugirieron la historia que relato aquí, inspirada en hechos y personajes reales.

Hasta que los leones inventen sus propias historias, los cazadores serán siempre los héroes de los relatos de caza.

Proverbio africano

 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]