Ficha técnica

Título: La CIA y la guerra fría cultural | Autor: Frances Stonor | Editorial: Debate | Género: Ensayo | ISBN: 9788499922201 | Páginas: 640 | Formato:  15 x 21,5 cm. | PVP: 13,99 € | Publicación: 14 de febrero de 2013

La CIA y la guerra fría cultural

DEBATE

La CIA y la guerra fría cultural es la excepcional crónica de la actuación del gobierno estadounidense tras la Segunda Guerra Mundial. Durante los momentos culminantes de la Guerra Fría, Estados Unidos invirtió grandes recursos en un programa secreto de propaganda cultural. El objetivo de esta campaña era controlar la producción artística durante aquel periodo con fines propagandísticos, y alejar así a los intelectuales de la izquierda.

Frances Stonor Saunders presenta por primera vez la evidencia de que la CIA estaba infiltrada en todos los estamentos de la esfera cultural durante los años de la posguerra, subvencionando eventos culturales, como conferencias y conciertos, financiando revistas, organizando exposiciones, etc. Todos ellos proyectos de derechas o de centro que pretendían alejar a los intelectuales europeos y americanos de la izquierda y acabar con la propaganda comunista. Muchos de los artistas más relevantes de la segunda mitad del siglo XX, desde Jean- Paul Sartre hasta George Orwell, formaron parte de esta operación de limpieza del servicio secreto americano, consciente o inconscientemente. 

«Una historia de intriga y traición, con escenas tan emocionantes como las de cualquier novela de Le Carré.» The Chronicle of Higher Education

«Saunders es espléndida al contar las ironías éticas y políticas de los proyectos culturales de la CIA.» San Francisco Chronicle

«Escrita con gran sentido del humor y comprensión de las circunstancias históricas.» Los Angeles Times Book Review

«La mejor crónica de las actividades de la CIA entre 1947 y 1967.» The New York Times

«Una contribución esencial para la comprensión de la posguerra.» The Wall Street Journal 

 

Capítulo 1

Cadáver exquisito

                                                    Hay un lugar de desafecto
                                                    tiempo antes y tiempo después
                                                    en una luz confusa
                                          
                                                                 T. S. ELIOT, «Burnt Norton» 
 
     Europa despertó de la guerra en un gélido amanecer. El invierno de 1947 fue el peor que se recuerda. Desde enero hasta finales de marzo, un frente azotó Alemania, Italia, Francia y Gran Bretaña, avanzando inmisericorde. En Saint Tropez cayó la nieve con la que los vientos huracanados formaron impenetrables montículos; los témpanos de hielo llegaron hasta la desembocadura del Támesis. Los trenes que transportaban alimentos se congelaron sobre las vías; las barcazas que llevaban el carbón a París, quedaron atrapadas en los hielos. El filósofo Isaiah Berlin quedó «aterrado» ante el frío de la ciudad, «vacía y hueca y muerta, como un cadáver exquisito».
 
     En toda Europa, el suministro de agua, el alcantarillado y la mayor parte de las instalaciones urbanas dejaron de funcionar; el suministro de alimentos se redujo y las reservas de carbón disminuyeron hasta mínimos históricos al haber quedado inmovilizada por el frío la maquinaria de las minas. Tras un breve deshielo, se produjo otra ola de frío, cubriendo canales y carreteras con gruesa capa de hielo. En Gran Bretaña, en dos meses, aumentó en un millón el número de parados. El gobierno y la industria se detuvieron bajo la nieve y el hielo. La propia vida parecía haberse congelado: más de cuatro millones de ovejas y 30.000 cabezas de vacuno perecieron. 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]