Ficha técnica

Título: José Félix Llopis. Violencia, perfume y humo | Autor: Manuel R. Mora | Editorial: Turner | Colección: Noema | Género: Biografía | ISBN: 978-84-7506-926-5 | En la estantería  Biografías y memorias | Páginas: 384 | Formato: 14 x 22 cm. | Encuadernación: Rústica con solapas | PVP: 20,00 € | Publicación: Mayo de 2010

José Félix Llopis

TURNER

José Félix Llopis nació en Madrid, se fue a París de niño, cuando sus padres se exiliaron al estallar la Guerra Civil, y de allí a Venezuela, donde empezó muy joven a trabajar como periodista y traductor. En ese país conoce a Christian Dior y se incorpora al entonces recién creado imperio perfumista francés en calidad de delegado de la marca para América Latina. Así viaja por todo el continente introduciendo el lujo y el glamour en unos países sacudidos por la violencia y los colapsos políticos. Su vida de viajero impenitente, fino observador de la realidad social, coleccionista de arte y hombre de principios se narra en esta biografía que recorre casi todo el siglo xx.

Una vida fascinante, que recorre gran parte del siglo XX entre la violencia política, el arte y la alta sociedad internacional.

Llopis es un gran coleccionista de arte, ha fundado su propia marca de puros y es uno de los hombres de negocios clave de su generación. 
 
 
I

LA ESCULTURA QUE SILBA  

 
  El aire se cuela por entre los cortados muslos de bronce de la escultura de Lobo, una especie de mascarón de proa que mira al poniente, anclada en la esquina de una de las terrazas de la casa, al borde mismo del acantilado, y lleva un silbido agudo hasta el poblado de apenas un centenar de viviendas, rodeadas de una densa mancha verde de vegetación, en la cercana isla de Saboga, cuyos habitantes no atinan a descifrar ese oráculo del viento del este.
 
  Las aguas del estrecho canal que separa Saboga de isla Contadora, apenas unos dos kilómetros, están tranquilas en esta calurosa tarde de principios de agosto de 2007, con solo un suave rizado superficial que se altera violentamente al paso de alguna pequeña embarcación de recreo o bajo el azacaneo incesante de las canoas con motor que los saboganos usan como autobuses marinos. También turban de vez en cuando esa pacífica tranquilidad de las olas los surtidores de agua que lanzan al aire un par de ballenas jorobadas que han pasado el día jugueteando en este cálido mar, donde descansan por unos días de su largo viaje desde las aguas heladas de Alaska.
 
  Al norte, cuatro islotes rocosos entre las dos islas, casi a tiro de piedra, ponen un obstáculo al abierto panorama de ese ancho mar del Sur que vieron por primera vez los ojos de un europeo, Vasco Núñez de Balboa, el 25 de septiembre de 1513. Aunque de poco le valió su gloria de descubridor en esos tiempos de la ira y la violencia, porque la hazaña literalmente la pagó con la cabeza: se la hizo cortar el gobernador Pedrarias. Y, para más menoscabo de su figura, cuando Panamá logró ser un país libre y tuvo que poner nombre a su moneda, eligió el de balboa, que no es sino una pura ficción contable, porque no existe físicamente en billetes, reemplazados desde siempre por el dólar.
 
/upload/fotos/obras/foto1111.jpg
 
  Otros ojos contemplan ahora el paisaje, en un silencio que se ve roto intermitentemente por el ronroneo de los motores que llega del mar o  por el aleteo acompasado, como de ballet marcial, de una bandada de pelícanos que, en formación de punta de lanza, planea al ras de los tejados de la mansión, y el cotorreo de seis o siete loros que desde las ramas altas de un roble americano esperan lanzarse en picado para comerse los últimos mangos de la temporada que se dan en el jardín de la casa.
 
  El paisaje parece arrancarle los recuerdos a José Félix Llopis:
 
 Vi Contadora por primera vez hace ya muchos años, creo que era 1961, desde un yate, cuando iba a pescar pez vela a Bahía Piñas, casi frente a la costa colombiana, y claro, entonces no podía imaginar que pasado el tiempo yo tendría aquí una casa y sobre todo que aquí iba a pasar los días y los ratos más tranquilos y
felices de mi vida…

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]