Ficha técnica

Título: Itinerario poético | Autor: Octavio Paz | Editorial: Atalanta | Colección: Memoria mundi – 86 | ISBN: 978-84-942276-6-0  | Páginas: 215 | Formato: 14 x 24 cm Cartoné  | PVP: 19,00 euros

Itinerario poético

ATALANTA

Itinerario poético recoge seis conferencias de Octavio Paz sobre su propia obra, hasta hoy inéditas, que fueron pronunciadas en el Colegio Nacional de México en marzo de 1975. En conjunto forman una excelente antología comentada que recorre casi toda su obra poética y sirve como un perfecto complemento a sus Obras completas. Constituyen, pues, una valiosa contribución al primer centenario del poeta.

Como dice Alberto Ruy Sánchez en su prólogo: «Aunque se anunciaron como conferencias y se llevaron a cabo como lecturas de poemas comentados, los seis actos públicos que Octavio Paz decidió hacer en 1975 fueron mucho más que eso». […] «El ciclo entero se convirtió para el poeta en una especie de ritual público del «fuego nuevo», que él describiría como «la ceremonia de los aztecas donde el tiempo que acaba es el tiempo que comienza». […] Si su obra de creación y su reflexión son «dos alas del mismo pájaro» que vuela alto y veloz hacia el fuego del sol, estas conferencias son la columna vertebral de ese vuelo».

Octavio Paz (Ciudad de México, 1914-1998) fue uno de los poetas y ensayistas más destacados del siglo XX. Comenzó a escribir desde muy joven y en 1937 participa en Valencia en el II Congreso de Escritores Antifascistas. A su regreso a México funda junto a Rafael Solana la revista
Taller, en la que participa la nueva generación de escritores. En 1943 se traslada a vivir a Estados Unidos, donde profundiza en la poesía moderna angloamericana. Dos años después ingresa en el cuerpo diplomático de México y es destinado a París. Allí se relaciona estrechamente con el grupo surrealista, que dejará una honda huella en su obra. En 1962 es nombrado embajador de la India, cargo del cual dimite cuatro años más tarde en señal de protesta por la sangrienta represión de las manifestaciones estudiantiles de Tlatelolco. Vuelve a Ciudad de México, donde fija su residencia definitiva y fundará dos notables revistas: Plural (1971-1976) y Vuelta (a partir de 1976). En 1981 recibió el Premio Cervantes y en 1990 el Nobel de Literatura. 

«He disfrutado mucho leyendo este libro. Será difícil hablar desde hoy del poeta mexicano sin conocer estas conferencias inteligentes y sápidas» Luis Antonio de Villena. El cultural. El Mundo 

El incierto regreso del tiempo

    Aunque se anunciaron como conferencias y se llevaron a cabo como lecturas de poemas comentados, los seis actos públicos que Octavio Paz decidió hacer en marzo de 1975 fueron mucho más que eso. Y de ahí la importancia capital de este libro. El ciclo entero se convirtió para el poeta en una especie de ritual público del «fuego nuevo», que él describiría como «la ceremonia de los aztecas donde el tiempo que acaba es el tiempo que comienza». Tabla rasa que lo dejaba con la sensación de mirar hacia lo inesperado, como en el poema Primero de enero, que acababa de escribir y con el que cerró esas lecturas: «Las puertas del año se abren, como las del lenguaje, hacia lo desconocido».

     Esta dimensión de renacimiento fue tan importante en ese momento como la revisión de su pasado. Y justamente porque estas conferencias fueron escritas frente a dos abismos indisolubles: donde lo que pasó se ha agotado y lo que viene es incierto, la tensión creativa y reflexiva que emana de este libro es extrema. En ese mismo poema final, Octavio Paz describió su doble incertidumbre temporal: «Por el segundo de un segundo sentí lo que el azteca, acechando desde el peñón del promontorio, por las rendijas de los horizontes, el incierto regreso del tiempo».

     Octavio Paz estaba a punto de cumplir sesenta y un años y cuarenta de publicar poesía. Esta revisión pública de sus poemas implicó una rigurosa labor de descarte y reescritura. El resultado de esa reinvención de sí mismo en su obra se hizo evidente unos años después, cuando publicó el volumen Poemas (1935-1975). Es uno de los momentos más álgidos de su vida creativa. Y su ritual de fuego nuevo supondrá también, necesariamente, una nueva toma de conciencia y formulación del sentido que había ido adquiriendo a cada paso su labor de poeta, es decir, su manera de estar en el mundo. Para él, la creación de poemas y la reflexión sobre el sentido de esa creación son vasos comunicantes, imposibles uno sin el otro.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]