Ficha técnica

Título: Inocentes y otras | Autora: Dana Spiotta | Traducción: Carles Andreu
Editorial: Turner libros | Colección: El Cuarto de las Maravillas | Encuadernación: Tapa dura | Dimensiones: 15 x 23 | Páginas: 280 | ISBN: 978-84-16354-34-4 | Precio: 19,90 euros

Inocentes y otras

TURNER

Jelly sale con Jack, el campeón de los phone phreaks, algo así como el primer hacker. Y sin embargo, en algún momento acaba seduciendo telefónicamente a un montón de pesos pesados de Hollywood. No es sexo telefónico. Jelly escucha y ellos se enamoran. Y entonces les rompe el corazón. Para saber cómo y enterarse mejor de qué va todo eso de los phreaks, habrá que abrir esta novela, que habla de aquello que queremos representar y no podemos, y de las vidas que vivimos en la imaginación.

Meadow y Carrie crecieron juntas en Los Ángeles y juntas descubrieron el cine. Carrie acabó haciendo comedias aparentemente fáciles porque, para ella, subvertir el sistema parecía más posible desde dentro. Meadow prefiere los documentales de arte y ensayo.

Mucho de lo que se cuenta en Inocentes y otras de alguna manera pasó, y cualquier similitud con la realidad es intencionada. No sabemos en cambio si hubo o no amor entre el Orson Welles gordo y viejo y la joven Meadow. El genio de Spiotta como siempre cristaliza en una combinación de historia e invención. Y en esta, la que tal vez sea su mejor novela, en la forma de entretejer varios hilos narrativos con una serie de documentos que podrían ser verdad y también no.

Cuando pase todo lo que va a pasar en este libro, donde uno siempre quiere saber qué sigue, y eso ya es un milagro, quedará por ver si el otro milagro mayor, el de la amistad, está por encima de los celos, la competencia, la distancia y las visiones dispares de la vida y el arte.

 

Mujeres y cine

Página principal/cine y TV/reseñas y recomendaciones/artículos

«Mis comienzos» entrega #32: meadow mori

Ésta es una historia de amor.

Antes mi novio tal y cual. Ahora lo es. Es enorme. Dice que le preocupan la publicidad, los libros, los artículos, las mentiras, la verdad. Todo.

 -Ten confianza -le digo-. Ten confianza. Un día yo seré vieja.

-Serás tú la que me dejará a mí -me responde-. Ya lo verás.

-Vaya tópico -digo. Él se ríe.

-Sí -admite-. Lo es. Lo somos.

Escalo a su alrededor. Él es muy bueno en una cosa. Todo pasa despacio. Él me observa y yo me subo encima de él, percibiendo su mirada. Él se ríe, suelta una carcajada profunda, y noto que se le sacude todo el cuerpo.

-Tabaco -dice. Enciendo un puro. Me siento en la cama rota, en camisola y pantis, y soplo levemente el rescoldo rojizo.

-Esto apesta -protesto.

-Es una delicia -replica él y vuelve a reírse. A veces lo ayudo a vestirse, le abrocho la interminable camisa. Lleva camisa negra, pantalones negros con un elástico allí donde debería ir la cremallera, y una americana si va a reunirse con alguien. Siempre está reuniéndose con alguien, pero yo no lo acompaño. Tiene una mesa reservada en el Ma Maison, junto a la puerta, donde come y cierra negocios. Siempre hay alguien que se deja caer por allí, hablan, él los hace reír, les cuenta historias, y a lo mejor después de todo eso sale algo.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]