Ficha técnica

Título: Hergé, hijo de Tintín | Autor: Benoît Peeters |  Traducción: Laura Naranjo y Carmen Torres | Editorial: Confluencias | Colección: L’Hexagone | Género: Biografía | ISBN: 978-84-941691-9-9 | Páginas: 560 | Formato:  16,5 x 23,5 cm.| Encuadernación: Rústica | Precio: 29,00 euros

Hergé, hijo de Tintín

CONFLUENCIAS

Editorial Confluencias publica por primera vez en castellano el libro definitivo sobre Hergé y Tintín. Esta biografía escrita por Benoît Peeters es la obra imprescindible para cualquier amante de Tintín, especialmente para quienes cultivan el culto a la tintinología.

Benoît Peeters es el aclamado autor de Tintín y el mundo de Hergé y la última persona que entrevistó al creador de Tintín. En Hergé, hijo de Tintín nos relata los orígenes de una las figuras más influyentes del siglo xx. Sumergiéndose en entrevistas, cartas y testimonios, muchos de ellos inéditos hasta ahora, Peeters revela los secretos que se ocultan tras Hergé y su gran creación: Tintín.

En pocas ocasiones es tan justo calificar una obra de «imprescindible» como con Hergé, hijo de Tintín, la monumental biografía sobre el gran creador belga y la relación entre su vida y su obra. En estas casi 600 páginas, Benoît Peeters (París, 1956) ofrece el más exhaustivo e íntimo relato de la personalidad y vivencias de Georges Prosper Remi (1907-1983), el hombre que se ocultaba tras Hergé, padre del reportero y aventurero más famoso del siglo xx: Tintín es el protagonista de 24 álbumes de cómic que han vendido más de 200 millones de ejemplares en todo el mundo. Y Tintín también es el otro protagonista de este libro, pues la vida y la existencia de uno y otro están estrechamente entrelazadas, casi hasta confundirse, tal y como explica Peeters a lo largo de Hergé, hijo de Tintín.

Guionista, novelista y crítico, Benoit Peeters es uno de los más destacados tintinólogos del mundo, es el autor del ya clásico Tintín y el mundo de Hergé. Peeters fue la última persona que entrevistó a Hergé y en Hergé, hijo de Tintín desvela cómo y por qué un seudónimo acabó devorando a un hombre al tiempo que su trabajo se iba haciendo cada vez más popular. Sumergiéndose en entrevistas y gracias al uso por primera vez de fuentes documentales y testimonios inéditos, Peeters penetra de un modo profundo en esta biografía en la mente y en la vida de Hergé. No menos importante es la cantidad de detalles, pequeños secretos y grandes revelaciones, que componen el libro: el origen de cada personaje secundario -tras cada protagonista de Tintín se esconde alguien de la propia vida de Hergé-, las lecturas y aficiones de Hergé, la génesis de cada álbum, sus relaciones con colaboradores y otros dibujantes, los fracasos y los éxitos, confesiones personales del propio Hergé largamente olvidadas… Tampoco quedan fuera de la mirada de Peeters los lados más oscuros de Hergé, a quien le acompañó la controversia y la polémica, pero Peeters siempre lo hace de un modo justo, sin juzgar a la persona pero revelando al personaje. 

The Comics Journal, Paul Gravett: «Con esta fascinante, profundamente considerada síntesis, repleta de anécdotas y testimonios, [Peeters] ha aumentado nuestro conocimiento y aprecio del creador, la creación y, sobre todo, el hombre».

New York Times, Cullen Murphy: «El gran mérito de Hergé, hijo de Tintín es que Georges Remi aparece en tres dimensiones como lo que realmente fue: no un intelectual, no un activista, no un santo, sino un hombre corriente de su tiempo».

The Washington Post, Michael Cavna: «… una biografía que va y viene entre el artista y su arte, buscando tender puentes de epifanía entre las ideas expresadas y la vida vivida… A lo largo de todo el libro, Peeters es justo y duro, aunque admite haber pasado bajo la influencia de de Hergé décadas y décadas». 

 

HERGÉ, LA GRAN CREACIÓN DE GEORGES REMI

Álvaro Pons

A estas alturas, cualquier aproximación que se quiera hacer al mito de Tintín quedará automáticamente superada por el inabarcable desarrollo que ha alcanzado el personaje como icono indispensable del cómic del siglo xx. Pocas creaciones alcanzan esa categoría tan especial que las convierte en objetos de culto sin discusión, pero quizás el joven reportero de pantalones bombachos tiene como particular logro llegar a tan preciada consideración sin renunciar a ser también centro de algunas de las más agrias polémicas que ha dado el medio. Cierto es que el cómic siempre ha sido dado a la dicotomía excluyente: o se es de Batman o de Superman, o de superhéroes o gafapasta, o del Capitán Trueno o del Guerrero del Antifaz... Un listado infinito de contrarios en el que Tintín tenía su enfrentamiento particular con los otros grandes iconos del cómic francobelga, Spirou y Astérix. Quizás se pueda argumentar que resulta injusto que el pobre tuviera que batirse en duelo con dos gigantes en lugar de con un antagonista único, pero no se puede negar que pese a su falta reconocida de poderes sobrenaturales, el joven guardaba el tipo frente a sus contrincantes. Y eso que mientras los otros dos mantenían incólume su capacidad de generar nuevas aventuras, ya con sus autores originales o con continuadores, la mayoría de las aventuras de Tintín se habían creado antes de 1960. El jovenzuelo de flequillo rebelde ya era octogenario, pero ha demostrado ser inmarcesible y capaz de reivindicarse sin necesidad de reinvención continuada. 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]