Ficha técnica

Título: Guerra y emancipación | Autores: Abraham Lincoln & Karl Marx  |  Presentación:  Robin Blackburn, Andrés de Francisco | Traducción:  Antonio Lastra, Andrés de Francisco y Javier Alcoriza | Editorial: Capitán Swing | Género: Ensayo | ISBN: 978-84-940279-9-4 | Páginas: 224 | Formato:  14 x 22 cm.| Encuadernación: Rústica con solapas | PVP: 17,00 €

Guerra y emancipación

CAPITÁN SWING

Marx y Lincoln mantuvieron correspondencia al final de la Guerra Civil estadounidense. Aunque los separaban más cosas aparte del Atlántico, coincidían en la causa de los trabajadores libres y en la urgente necesidad de acabar con la esclavitud. Estos escritos señalan el importante papel de los comunistas internacionales en oposición al reconocimiento europeo de la Confederación. Frente a la presuntuosa opinión del Londres liberal de su tiempo, que afirmaba que el verdadero motivo del conflicto eran los aranceles, Marx sabía que la crisis tenía que ver con la esclavitud. Era consciente de que el capitalismo podía fácilmente apoyar e incluso prosperar a costa de ésta y otras formas de servidumbre humana. Sus numerosos escritos sobre la Guerra Civil, lejos de propugnar un socialismo de raza blanca, demuestran una intención universalista: «sólo el rescate de una raza encadenada llevaría a la reconstrucción de un mundo social».

Poco después, los ideales del comunismo atrajeron a miles de adeptos por todo EE.UU., y la Asociación Internacional de Trabajadores trató de radicalizar la revolución inacabada de Lincoln promoviendo los derechos de los trabajadores blancos y negros, nativos y extranjeros, contribuyendo a una crítica profunda de los magnates que se enriquecieron con la Guerra, e inspirando una extraordinaria serie de huelgas y luchas de clase en las décadas siguientes.

 

Introducción  

Karl Marx y
Abraham Lincoln:
Una curiosa
convergencia 

Karl Marx y Abraham Lincoln mantuvieron actitudes diametralmente opuestas respecto de lo que entonces se llamaba la «cuestión social». Lincoln representó felizmente a las corporaciones ferroviarias en calidad de abogado. Como político, era un paladín del trabajo asalariado libre y de la revolución mercantil. Karl Marx, por el contrario, era un enemigo declarado del capitalismo, e insistía en que el trabajo asalariado era en realidad esclavitud asalariada ya que el trabajador se veía forzado por la necesidad económica a vender su distintivo atributo humano -su fuerza de trabajo- si no quería ver a su familia afrontar rápidamente el hambre y la falta de techo.

     Huelga decir que la crítica de Marx al capitalismo no niega que tenga rasgos progresivos, y la defensa de Lincoln del mundo empresarial no se extendía a los negocios cuyos beneficios se derivaban directamente de la posesión de esclavos. Ambos situaban un concepto de trabajo no recompensado en el centro de su filosofía política, y ambos rechazaban la esclavitud en razón de que era intensivamente explotadora. Lincoln creyó su deber defender la Unión, la cual consideraba como un experimento providencial en el terreno de la democracia representativa que había que defender por cualesquiera medios al alcance. Marx concebía la república democrática como la forma política que permitiría a la clase obrera desarrollar su capacidad de liderar a la sociedad en su conjunto, y ello pese a que veía muchas limitaciones en las instituciones políticas de los Estados Unidos. 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]