Ficha técnica

Título: Geopolítica de las series | Autora: Dominique Moïsi | Traducción: Silvia Moreno Parrado | Editorial: Errata Naturae | Formato: 14 x 21,5 | Fecha: 25/09/2017 | Páginas: 200 | ISBN: 978-84-16544-48-6 | Precio: 18,50 euros

Geopolítica de las series

ERRATA NATURAE

Un libro que nos propone un lúcido análisis de la geopolítica contemporánea a través de las series de televisión, tomando como referencia Juego de tronos, Downton Abbey, House of Cards, Homeland, Occupied…

Dominique Moïsi es uno de los máximos referentes internacionales en el ámbito de la geopolítica. Es consejero del prestigioso Institut Français de Relations Internationales, profesor en la Universidad de Harvard, en el Collège d’Europe… Pero también le gustan las series de televisión. Y hace no demasiado tiempo llegó a la siguiente conclusión: comprender el mundo de las series de televisión supone comprender el mundo actual. Entonces, y contra los consejos de todos sus colegas igualmente bien pertrechados en las instituciones y la academia, decidió escribir este libro: un ensayo sobre geopolítica que toma las series como materia prima, para comprender así la evolución actual de la política internacional y las emociones que la dominan.

No podemos olvidar que tras el 11-S, la geopolítica ha tomado literalmente lo real, pero también nuestro imaginario. Y las series se han convertido en una de nuestras máximas referencias políticas y culturales. Algunas de las mejores nos hablan sobre todo de nuestro miedo: a la barbarie, al caos, a la llegada del otro, al fin de un determinado orden del mundo, a nuestra pérdida de control sobre una realidad que ya no comprendemos.

De este modo, Moïsi analiza los últimos atentados en suelo europeo, la situación en Siria, la crisis de los refugiados, el fenómeno del populismo, la nueva distribución del poder de las superpotencias… a través de series como Juego de tronos, House of Cards, Homeland, Downton Abbey, Occupied, Borgen, El ala oeste de la Casa Blanca, The Americans… Nos demuestra, por ejemplo, cómo las series occidentales critican y minan su propio sistema, que aparece siempre como corrupto y decadente, mientras las series chinas o rusas glorifican los suyos respectivos. ¿Cómo sostener o reequilibrar esta presión? Y más allá incluso: algunas de estas magníficas series occidentales no sólo reflejan la realidad política que vivimos, no sólo profetizan la que podríamos vivir, sino que su influencia es tal, tanto a nivel popular como en las altas esferas, que están contribuyendo a definir y construir esa realidad. Winter is coming, no cabe duda.

 

PREFACIO

«Winter is coming». Los «iniciados», que se cuentan por millones en todo el mundo, habrán pillado la referencia de inmediato. Aquí no se trata de una simple evocación del paso de las estaciones, incluso aunque estas líneas se hayan escrito a finales del otoño de 2015. El invierno que está llegando -algunos dirían que ya se ha instalado, sobre todo tras los atentados ocurridos en París el 13 de noviembre de 2015- es más metafórico que real en esta época de calentamiento global. Se trata del invierno que se está instalando de manera progresiva y, al parecer, inevitable en el seno del reino de Poniente. Estamos en el universo de Juego de tronos (Game of Thrones), la serie televisiva más popular del momento, si no de toda la historia, galardonada con sendos premios Emmy (el equivalente en el mundo de las series a los Óscar en el mundo del cine) en 2011, 2014 y 2015.

Es invierno, sinónimo de violencia, de perversidad tanto moral como física.

Pero la expresión «Winter is coming» no se ha convertido únicamente en una expresión de culto, equivalente, en nuestro planeta globalizado, a lo que ha sido en Francia tal o cual réplica extraída de Gángster a la fuerza (Les tontons flingueurs), como «faut reconnaître, c’est du brutal» o «les cons, ça ose tout, c’est même à ça qu’on les reconnaît», por ejemplo, o, para una generación anterior, el «t’as des beaux yeux, tu sais» de Jean Gabin a Michèle Morgan en El muelle de las brumas (Le quai des brumes)(1). En el mundo de las series estadounidenses, el equivalente sería, sin duda, la expresión «we were on a break!» («¡estábamos tomándonos un descanso!») que reaparece a intervalos regulares en la serie Friends a partir de la quinta temporada.
La expresión «Winter is coming» ha pasado a ser de culto no por graciosa o romántica, sino porque traduce y resume todas nuestras aprensiones frente a la evolución de un mundo que nos parece cada vez más caótico y ansiógeno. Refleja el aumento, en el seno de nuestras sociedades, de una cultura del miedo que se va extendiendo progresivamente por el conjunto de los continentes, mientras, por citar a Verlaine, «la esperanza ha huido, vencida, hacia el cielo negro» o, para los más optimistas, se disipa de manera alarmante bajo nuestra mirada.

 

___________

(1) Respectivamente: «hay que reconocerlo, es brutal», «los gilipollas se atreven con todo, así es como se les reconoce» y «tienes unos ojos preciosos, ¿sabes?». (Todas las notas de
esta edición son de la traductora).

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]