Ficha técnica

Título: Galileo y el arte de envejecer. Meditaciones sobre los cielos nocturnos | Autor: Adam Ford | Traducción: Julio Hermoso |  Editorial: Siruela | Colección: Tiempo de Mirar 6 | Formato: Cartoné | | Páginas: 160 | Medidas: 13 X 20 cm | Fecha:  2017 | ISBN:  978-84-16964-46-8 | Precio: 15,95 euros

Galileo y el arte de envejecer

SIRUELA

La conciencia plena puede ejercitarse durante toda la vida, pero con la edad apreciamos más sus beneficios. Adam Ford nos habla en este libro de la fusión natural que existe entre ciencia y espiritualidad, y de cómo Galileo inició una nueva era en nuestro modo consciente de entendernos a nosotros mismos y nuestro lugar en el universo para vivir plácida y serenamente. 

 

LA PAZ DEL CIELO NOCTURNO

Cuando era joven, el estudio del cielo nocturno me absorbía y me apasionaba de verdad y ahora, que ha pasado más de medio siglo, me encuentro con que aún me asienta el espíritu alzar la vista, buscar a las constelaciones y contemplar la lejanía de las estrellas, y me maravillo ante su longevidad y los grandes vacíos que las separan.

     Ya es miércoles otra vez? Hacerse mayor es un proceso extraño. El tiempo vuela, una semana se te pasa en un suspiro: los que somos más mayores nos sentimos exactamente igual que cuando teníamos diecisiete años… hasta que nos vemos el pelo gris en el espejo o nos fijamos en la piel del dorso de las manos, con unas cuantas arrugas y lunares («¡Cielos! Mis manos tienen justo el aspecto con el que recuerdo las de mi padre», me sorprendo pensando). Salgo mucho a caminar, a diario, y me encanta…, pero me doy cuenta de que enseguida me canso al subir una pendiente, me pesan las piernas y me detengo a recobrar el aliento, asombrado por que pueda agotarme tanto con una actividad tan ordinaria como esa. No me queda otra que reírme y aprender a tomarme las cuestas con un poco más de calma.

     Sin embargo, me considero afortunado, porque he descubierto que tengo más tiempo para vivir de un modo consciente, para practicar la conciencia plena, para ver las cosas tal y como son. El momento presente cobra cada vez mayor importancia, y hay algo reconfortante en la naturaleza física de mi propio cuerpo, aun cuando sea a través de ciertas dificultades como se pone de relieve: respiro y estoy vivo. Todo esto provoca un cambio en lo que respecta a mis prioridades en la vida, y me ayuda a liberarme de ciertas cosas por las que no merece la pena preocuparse.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]