Ficha técnica

Título:  Gabinete de curiosidades griegas | Autor: James C. McKeown | Traducción: Joan Rabasseda y Teófilo de Lozoya | Editorial: Crítica | Colección: Tiempo de Historia Género: Ensayo | Formato: 15,5 x 23 | Páginas: 360 | ISBN: 978-84-9892-664-4 |Precio: 22,90 euros | ebook: 14.99 euros

Gabinete de curiosidades griegas

CRÍTICA

Tras el éxito alcanzado por su Gabinete de curiosidades romanas, J.C. McKeown, profesor de la Universidad de Wisconsin, ha querido extender su mirada desmitificadora a la antigüedad griega, esto es, a los orígenes de nuestra civilización.  

El propósito inicial del libro parece ser sobre todo el de sorprendernos y entretenernos con una sucesión de historias y textos sobre los más diversos aspectos de la vida y costumbres de los antiguos griegos, desde las normas de etiqueta en la comida o los métodos para perder peso, hasta los rituales para tener éxito en el sexo; desde la fascinación por el deporte olímpico (¿fue un hombre-lobo el ganador del boxeo en una olimpiada?), hasta los crímenes de la policía secreta de Esparta. Todo ello contado a través de testimonios coetáneos e ilustrado con las imágenes de la vida cotidiana que se nos han conservado en la cerámica antigua. Hasta que de la sorpresa inicial pasamos al descubrimiento de que aquel no era tal vez el mundo admirable que se nos ha hecho creer.  

EL VINO

Como ocurre hoy día, algunas regiones tenían fama de producir vinos particularmente buenos. Se creía que los mejores eran los procedentes de Grecia y de Campania, región situada al sur de Roma. Sin embargo, la calidad general del vino, que se mezclaba habitualmente con agua, incluso con agua demar, o conmiel y ocasionalmente con perfumes, parece cuestionable. Mientras que la palabra para designar el vino en griego clásico, οἶνος (oînos), está emparentada con la latina vinum (y por lo tanto con nuestro «vino»), el término usado en griegomoderno,κρασί (krasí), significa literalmente «mezcla», y refleja la costumbre de los antiguos.

¿Por qué es más fuerte la resaca cuando se bebe vino mezclado con agua que cuando se bebe vino puro? ¿Quizá por su ligereza el vino diluido penetra más a fondo, como ocurre con la ropa cuando se moja, y en consecuencia es más difícil de expeler? ¿O porque beben menos cantidad de vino puro debido a que no es posible beber tanto, e induce más al vómito? (Ps.-Aristóteles, Problemas 871a).

Así como a la mezcla, aunque tenga mayor parte de agua, seguimos llamándola «vino», conviene también que la propiedades y la casa se diga que son del marido, aun cuando sea la mujer la que haya aportado la mayor parte (Plutarco, Deberes del matrimonio 140f).

Una parte del plan ideado por Odiseo para escapar de la gruta del Cíclope fue emborracharlo con vino puro, cuando lo normal era diluirlo en veinte partes de agua (Homero, Odisea 9.209). Los héroes homéricos tenían debilidad por el vino con queso de cabra rallado encima y rociado con cebada (Ilíada 11.638). Se han encontrado ralladores de queso de bronce en las tumbas de varios guerreros del siglo ix a. C. en la isla de Eubea.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]