Ficha técnica

Título: Eres hermosa | Autor: Chuck Palahniuk | Traducción: Javier Calvo Perales | Editorial: LITERATURA RANDOM HOUSE |  Formato:  Tapa blanda con solapa | Medidas:  | Páginas: 240 | ISBN: 9788439731788 | Fecha: abr/2016 | Precio: 19,90 euros | Ebook: 11,99 euros 

Eres hermosa

LITERATURA RANDOM HOUSE

Tras abandonar su Nebraska natal con la intención de triunfar como abogada en la Gran Manzana, Penny Harrigan se ha quedado estancada como chica de los cafés y los recados en un prestigioso bufete de abogados de Manhattan. Nunca ha dejado de ser una muchacha de pueblo, con un físico de lo más corriente y una vida amorosa nula. Por ello, Penny no da crédito a su suerte el día que la invita a cenar C. Linus Maxwell, reputado multimillonario y magnate del sector tecnológico, y un codiciado soltero de oro al que la prensa del corazón llama «el Gran Clímax».

Bastará una primera cena en el restaurante más exclusivo de Manhattan para que Penny acabe en la habitación de un hotel de París, disfrutando de los inimaginables placeres que le proporcionan ciertos objetos diseñados por su nuevo amante. Pero el interés de Maxwell hacia Penny parece tener poco que ver con el romanticismo y mucho con una nueva línea de productos que ha de revolucionar la vida de las mujeres.

Críticas:
«Una opinión inteligente y satírica sobre la misoginia, la fama, el mundo de la moda, la autoayuda y la ciencia. […] Nada es sagrado y todo es pasto de las llamas, desde la cultura popular al mundo de las celebridades.» USA today

«Una vez más, Palahniuk sobrepasa los límites en esta sátira sobre el consumo de masas y el sexo.» Publishers Weekly

«El retrato exagerado y grotesco que Palahniuk hace de la sociedad americana es todo menos agradable, pero aun así engancha irremediablemente.» The Times

«El autor de El Club de la lucha nos ofrece una sátira social mordaz que deja en ridículo a la Lisístrata de Aristófanes; y que da mucho de qué hablar.» Library Journal

«La legión de fans de Palahniuk van a adorar todos sus excesos» San Francisco Chronicle

 

[Fragmento del libro]

Incluso cuando atacaron a Penny, el juez se limitó a mirarla como si nada. El jurado reculaba. Los periodistas permanecían acobardados en la tribuna de prensa. Ni una sola persona en la sala acudió a socorrerla. El taquígrafo judicial siguió tecleando con diligencia, transcribiendo las palabras de Penny: «¡Me está haciendo daño! ¡Detenedlo, por favor!». Sus eficientes dedos teclearon la palabra: «¡No!». A continuación transcribió fonéticamente un largo gemido, un quejido y un grito. Siguió con una lista de las súplicas de Penny:

«¡Ayuda», teclearon sus dedos.

Y a continuación: «¡Basta!».

La situación habría sido distinta de haber habido otra mujer en la sala del tribunal, pero no era el caso. En los últimos meses se habían esfumado todas las mujeres. En la esfera pública brillaban por su ausencia. Todos los que contemplaban los forcejeos de Penny -el juez, los miembros del jurado y el público- eran hombres. El mundo se había vuelto un mundo de hombres.

El taquígrafo tecleó: «¡Por favor!».

Y a continuación: «¡No, por favor! ¡Aquí no!».

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]