Ficha técnica

Título: Enigmático Edipo | Autor: Carlos García Gual | Edición: 1ª Edición, 2012 |
Fecha de salida: 26/11/12 | Editorial: Fondo de Cultura Económica | Colección: Antropología | Materia: Literatura Griega. Mitología | Páginas: 275 | Presentación: Rústica, con solapas  | Peso: 345 g |  Clave: 006225 | ISBN: 978-84-375-0686-9 | Formato: 13.5 x 21 cm | Precio s/IVA: 14,42 €  | Precio c/IVA: 15 €

Enigmático Edipo

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA

Este libro comienza con la traducción de Edipo rey de Sófocles, la tragedia más perfecta en opinión de Aristóteles. Luego analiza el mito de Edipo y sus motivos, y tanto comenta la versión de Sófocles como las de otros dramaturgos posteriores.

El mito cuenta cómo Edipo mató a su padre, se casó con su madre sin saberlo, se enfrentó a la monstruosa Esfinge descifrando el enigma y obtuvo el trono de Tebas. Así se cumplía la antigua profecía dada a su padre, el siniestro rey Layo. La tragedia lleva a escena cómo, muchos años después, Edipo, ya casado con Yocasta y padre de cuatro hijos, logró vengar el antiguo crimen y descubrir al asesino del rey y castigarlo con implacable rigor. Avanzando presuroso en su pesquisa logra desvelar la fatídica historia: supo al fin que él era el asesino y, por tanto, parricida e incestuoso. Así es como el poeta trágico vuelve a contar la tremenda trama.

Ningún otro héroe es tan trágico; ninguna tragedia clásica suscita, como bien notó Aristóteles, tanta compasión, tanto terror. Más de dos mil años después, releyendo Edipo rey hacia 1900, Sigmund Freud intuyó que el destino de Edipo nos conmueve tanto porque encripta un universal anhelo infantil, reprimido en nuestro inconsciente. Lo que, en su interpretación psicoanalítica, llamó el «complejo de Edipo»; una relectura que ha marcado otras diversas hermenéuticas y varias recreaciones literarias del mito. Aquí se comentan las más brillantes; aunque, según Carlos García Gual, ninguna iguala el patetismo y la factura clásica del drama sofocleo.

No es este un libro erudito, pero al revisar la larga tradición, contiene numerosas citas y referencias múltiples a los más destacados estudiosos del mito y la tragedia. De ellos viene, como verá pronto el lector, una gran cantidad de ecos puntuales y una cierta polifonía. 

 

A MODO DE PRÓLOGO  

El detective descubre al final al asesino: es él mismo. El prestigioso rey sabio se revela como un ignorante: no sabía quién era ni de quién era hijo. El que se presentó como justo vengador del asesinato de su padre debe ejecutar la venganza, al descubrirse único culpable del antiguo crimen. También es él quien se juzga y se castiga. El héroe que salvó a la ciudad eliminando al monstruo feroz que la asediaba va por segunda vez a salvarla: será con su destierro. El rey que conquistó el trono de Tebas con su saber y audacia, aclamado como héroe vencedor que obtiene, en premio por su triunfo, la mano de la reina, descubre al cabo de un tiempo que, sin saberlo ni él ni ella, ha matado a su padre y comparte el lecho incestuoso con su madre. Esa es la dramática e inquietante trama que protagoniza Edipo. Un mito que, desde su lejanía, reclama la versión trágica.

     Quien resolvió el enigma de la Esfinge fue, para sí mismo, en definitiva, un oscuro enigma. En una de las más atrevidas recreaciones modernas del mito, La máquina infernal de J. Cocteau, una obra de título muy significativo, la espantosa y astuta Esfinge, medio leona, medio mujer alada, no se suicida una vez que Edipo ha acertado la respuesta al enigma -pues en esta versión dramática ella misma le ha sugerido la solución-, sino que se asombra de la ingenuidad del joven héroe, al verle alejarse rumbo a Tebas, ufano e inconsciente de su destino, que no es sino una trampa trágica urdida acaso por los dioses. Esa versión es una posible interpretación de la trama edípica: parece un buen ejemplo de que nadie escapa a su destino. De acuerdo con la profecía del famoso oráculo, Edipo actúa fatalmente: en efecto, tal y como parece fatal que ha de terminar ocurriendo, matará a su padre y se casará con su madre. ¿Están detrás de la escena los dioses? ¿Es Apolo, el ambiguo dios de Delfos, el que en el drama de Sófocles impulsa la investigación del crimen, un actor en la sombra? ¿Hasta dónde llega la libertad de Edipo?

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]