Ficha técnica

Título: En pos del milenio. Revolucionarios milenaristas y anarquistas místicos de la Edad Media | Autor: Norman Cohn | Traducción: Julio Monteverde | Editorial: Pepitas de Calabaza | Páginas: 576 |Tamaño: 21×14.5 cm | Encuadernación: rústica con solapas| ISBN 978-84-15862-31-4 | Precio: 28 euros | Precio web: 26,60 euros

En pos del milenio

PEPITAS DE CALABAZA

La Edad Media vio surgir en sus márgenes una compleja red de herejías y movimientos que intentaban traspasar los límites de la ortodoxia religiosa. Basándose principalmente en las tradiciones judías y en la escatología cristiana (sobre todo en el Apocalipsis de san Juan), e impulsados por su dramática situación material y la decadencia que observaban a su alrededor, estos grupos de hombres y mujeres encontraron en el milenarismo una tabla de salvación desesperada.

Pero el milenarismo no fue solo una orientación religiosa. Según sus presupuestos el reino de los mil años que seguiría al juicio final debía ser un paraíso en la tierra en el que todas las penalidades de los justos se verían recompensadas y en el que todas las diferencias sociales serían abolidas. La perspectiva, al llegar a las capas más desfavorecidas de la sociedad, dio lugar una y otra vez a movimientos revolucionarios que lucharon con armas materiales para crear el reino de dios en la tierra; un reino que sería precedido por la eliminación de los malvados y en el que el hombre sería devuelto a su condición primitiva, lo que implicaba la abolición de la propiedad privada y el establecimiento de una sociedad que hoy podríamos identificar claramente como comunista.

Norman Cohn hizo un repaso profundo y concreto de todos estos movimientos de los pobres de la Edad Media en este famoso trabajo que desde su primera aparición en 1957 se convirtió en referencia insalvable para el estudio de este periodo. En sus páginas encontramos relatos pormenorizados de fenómenos tan fascinantes como las «cruzadas de los pobres», las procesiones de flagelantes, las teorías de Joachim de Fiore, los infatigables falsos profetas y mesías, la expansión de movimientos protoanarquistas tan cautivadores como la Hermandad del Libre Espíritu, la lucha de revolucionarios sociales como Thomas Müntzer o narraciones tan extraordinarias como la de la apoteosis anabaptista en la ciudad de Münster durante 1535.

Arraigada vigorosamente en el inconsciente colectivo europeo, la influencia de la perspectiva milenarista puede rastrearse de forma clara y evidente, como muy bien demuestra el autor de este trabajo, en los movimientos comunistas, anarquistas y nacionalsocialistas del siglo XX, y muchas de sus propuestas sorprenden hoy en día por la absoluta modernidad de sus concepciones, cuya influencia, ya desde un punto de vista materialista, puede rastrearse en pensadores posteriores como Nietszche o Bataille y escritores como Sade, Artaud o Genet.

«Tan valioso como interesante…. Lleno de hechos históricos que han sido silenciados por muchos historiadores…».- Bertrand Russell.

«Este celebrado libro, que ha sido reimpreso una y otra vez desde hace medio siglo, es un relato histórico de las fanáticas sectas milenaristas que se extendieron por Europa entre los siglos XI y XV: sectas que estaban alentadas por la convicción de que el mundo estaba llegando a su fin. Evidentemente, todo esto tiene gran relevancia para nuestro tiempo, porque cuando el mundo termine se producirá la liberación de los elegidos. Vuestros enemigos serán castigados y vosotros seréis salvados. Estas sectas eran extremadamente violentas, y provenían de los más pobres, desfavorecidos y marginales estratos de la sociedad. Se expandieron por el norte de Alemania matando judíos, sacerdotes y burgueses…».- Ian McEwan.

 

I n t r o d u c c i ó n

El ámbito de este libro

El significado original de la palabra «milenarismo» era limitado y preciso. La cristiandad siempre ha dispuesto de una escatología, entendida esta como doctrina relativa a «los tiempos finales», «los útimos días» o «el fin del mundo»; y en este sentido, el milenarismo cristiano no fue más que una variante de la escatología cristiana. En principio esta designaba a la creencia profesada por ciertos cristianos que, basádose en la autoridad del Apocalipsis (20,4-6), afirmaban que Cristo, después de la Segunda Venida, instauraría un reino mesiánico sobre la tierra y reinarí en ella durante mil añs, tras los cuales tendría lugar el Juicio Final. Según el Apocalipsis, los ciudadanos de este reino serían los mártires cristianos, que para tal fin resucitarían mil años antes que los demás muertos. Pero los primeros cristianos ya interpretaron esta parte de la profecía en un sentido más libre, identificando a los mártires como los creyentes que sufrían -es decir, ellos mismos- y esperando la Segunda Venida durante su vida terrenal. En los últimos años, entre algunos antropólogos, socióogos e historiadores se ha difundido la costumbre de usar la palabra «milenarismo» en un sentido todavía más amplio. El término se ha convertido así en una etiqueta aplicable a un tipo concreto de salvacionismo, y es en este último sentido que será usado en el presente libro. 

Los movimientos o sectas milenaristas siempre entienden la salvación como:

a) colectiva, en el sentido de que debe ser disfrutada por los fieles como colectividad;

b) terrenal, en el sentido de que debe realizarse en la tierra y no en un cielo más allá de este mundo;

c) inminente, en el sentido de que debe llegar pronto y de modo súbito;

d) total, en el sentido de que transformará totalmente la vida sobre la tierra, no siendo ya una mera mejora de las condiciones del presente sino la perfección en sí misma;

e) milagrosa, en el sentido de que debe realizarse por, o con la ayuda de, agentes sobrenaturales.

Pero incluso dentro de estos límites hay cabida para una variedad infinita: son innumerables los modos de imaginar el Milenio y el camino que lleva hacia a él. Los movimientos y sectas milenaristas han oscilado entre la más violenta agresividad y el pacifismo más dócil; entre la más etérea espiritualidad y el materialismo más terrenal. También han diferido mucho en cuanto a su composición y sus funciones sociales.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]