Ficha técnica

Título: En el silencio de la cultura | Autora: Carmen Pardo  |  Editorial: Sexto Piso| Colección: Ensayo  |Año de publicación: marzo 2016 |  ISBN: 978-84-16358-94-6 | Páginas:256 | Formato: 15 x 23 | Precio: 22 euros   

En el silencio de la cultura

SEXTO PISO

En el silencio de la cultura es un ensayo a la vez profundo y accesible, en donde Carmen Pardo aborda uno de los conceptos fundamentales para comprender los cambios ocurridos en el mundo desde el comienzo de la Primera Guerra Mundial hasta nuestros días: la estetización de lo social y lo político a través de los mass media, con la consiguiente desintegración del concepto en el ámbito artístico, que, en muchos casos, debe afrontar el profundo silencio que subyace, como una herida incurable, sepultado en ese marasmo de la representación. El camino de colores y alegres tonadillas que nos lleva a Disneylandia está infestado de cadáveres. Carmen Pardo se aproxima a todo ello prestando una especial atención al ámbito que siempre ha centrado sus trabajos, la música.

De manera minuciosa, pero ágil, la autora reflexiona sobre las transformaciones en las formas de representar y concebir la guerra y la destrucción -señalando, muy agudamente, que las tecnologías que hacen posibles esas guerras son, a su vez, las que permiten representarlas-, incorporando sus categorías de manera progresiva al discurso y la realidad cotidianos -de la eugenesia nazi hasta el healthism o los ideales físicos y raciales encarnados en Barbie; desde la música que acompañaba a los presos de los campos de concentración hasta los estribillos pegadizos para motivar a los empleados de una empresa; de la cibernética que guiaba los misiles hasta la informática que guía nuestras vidas en nuestra robótica colmena global-. En el silencio de la cultura es un ejercicio fundamental para comprender el desarrollo histórico y multidimensional de las fuerzas sociopolíticas, artísticas y empresariales que han desempeñado un papel determinante en la construcción del vertiginoso caos y la falta de sentido que experimentamos en la actualidad.

«A la hora de hablar del complejo mundo de la acústica y su relación con músicos, pensadores, sociedades y poder, se encuentran muy pocos nombres que puedan sintetizar profundos conocimientos, simpleza expresiva (no simplismo) y en español. Es el caso de Carmen Pardo». Fabián Racca 

 

EL SUEÑO DE SATURNO

En el silencio espeso de la noche, los ojos de Saturno descubren el prado del gran macho cabrío. Allí se agolpan un mar de cabezas que prestan su atención a la negra figura de ese macho que parece hablarles. Sus rostros contorsionados son muecas expresivas en las que se ha borrado toda diferencia de sexo. La ropa es de mujer. Sus regazos están vacíos. Saturno siente el cuerpo desnudo de un niño de corta edad que sus manos agarran con firmeza, se diría que con desesperación. No lo ve.

     Desde otro lugar, una imagen emerge de la oscuridad. Apenas la ve de soslayo, pero adivina en sus formas a una mujer. Viste de negro y cubre su cabeza con un velo que permite suponer que esta mujer todavía tiene un rostro. Parece absorta en sus pensamientos, quizá en un sentir. Todo su cuerpo se apoya sobre una gran roca, abandonado contra esa masa informe. Esta mujer aparece plenamente y, sin embargo, no está. Su cabeza reposa sobre la mano componiendo un gesto que le resulta extrañamente familiar.

     Presiente después toda otra cohorte de imágenes que no alcanza a ver. ¡La oscuridad y el silencio son tan densos! ¿Qué hacen todos aquí, en este silencio que atenaza sus cuerpos? ¿Qué danza extraña se está dibujando en la oscuridad? Puede sentir la decrepitud, la atmósfera opresiva de rostros velados o desencajados que acompañan a la muerte, que hacen más insoportable la oscuridad. Debe tratarse de otro sueño, se dice. Desde que su hijo Zeus le sumiera hace tanto ya en aquel sueño profundo, no hay noches ni días para él, sólo oscuridad e imágenes que, implacablemente, desfilan por su retina. Y esos sueños, fantasmagorías del pasado y el deseo, se le antojan escenarios de un dolor extraño, incomprensible. Aunque tal vez, piensa, el dolor es siempre así, absurdo, sordo a los argumentos de la razón. 

     De pronto, ve su rostro reflejado en las pupilas de un viejo. Nunca hasta entonces alcanzó a verse con tal nitidez. La imagen que esas pupilas le devuelven le espanta. Ahora lo ve. Sostiene un niño. No, más que sostener, sus manos estrujan el cuerpo de un niño con el torso ensangrentado. Le faltan la cabeza, un brazo y una mano. Por sus manos resbala la sangre aún caliente. Ahora se ve y sabe que está devorando a uno de sus hijos. La imagen que le devuelve ese viejo es atroz. Quisiera despertar, pero ni siquiera puede huir. Está ahí, clavado en el silencio y la oscuridad, mirando a ese hombre que, a su vez, le ofrece su imagen. Entonces comprende. No está soñando. Él no es más que un sueño. Él es el sueño de otra razón, el sueño de Francisco de Goya.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]