Ficha técnica

Título: Elvis o la virtud | Autor: Frantz Delplanque | Traducción: Juan Carlos Durán Romero | Editorial: Alfaguara |  Colección: Literaturas | Páginas: 380 | Género: Novela | Formato: 15×24 | Encuadernación: Rústica | ISBN: 9788420417448| Precio: 18,50 euros | Ebook: 9,99 euros 

Elvis o la virtud

ALFAGUARA

¿Quién es Jon Ayaramandi?

El antihéroe que cautivó a Amélie Nothomb y a BCNegra. Dos cadáveres de mujeres caen del cielo. Son miembros del grupo de música liderado por Valentin, el fiel escudero de Jon Ayaramandi. Entre los Pirineos y el Atlántico, los muertos se multiplican dejando un reguero de migas de pan. Jon, antiguo asesino a sueldo, roquero por los cuatro costados y jukebox andante, sale a la caza de los asesinos y atraviesa el País Vasco en un Lamborghini Murciélago con Mylène en el pensamiento y rabia en el corazón. No habrá piedad para los enemigos de Elvis.

La crítica ha dicho:

«El francés Frantz Delplanque renueva la novela negra europea. La música juega un papel fundamental, pero el gran hallazgo de Delplanque es su protagonista.» Xavi Ayén, La Vanguardia

«El humor y la muerte se alían en esta agitada historia. Delplanque maneja magistralmente la intriga y los personajes. Las tribulaciones de Jon y sus amigos nos regalan grandes momentos de placer.» Claude Le Nocher, Action Suspense

«Ritmo y acción son los carburantes de este libro. Provocador, inteligente, tierno e irónico, dinamizado por unos diálogos brillantes y un desopilante sentido del humor.» Hubert Artus, 20 Minutes

«Delplanque sirve capítulos como quien dispara singles de 45″, reivindicando la pura ficción en un ejercicio que hace que los crímenes de Ayaramandi «casi acaben siendo legítimos».» David Morán, ABC

«Una historia desternillante y alocada. Diálogos y personajes extraordinarios. Un verdadero disfrute. Un autor muy importante en el panorama de la novela negra francesa.» Bob Garcia, On a des choses à vous dire

«¿Quién es Jon Ayaramandi? Si no ha leído su primera aventura, ningún problema. Puede entrar en contacto rápidamente con el sorprendente septuagenario en el nuevo thriller de Frantz Delplanque. Y descubrirá muy pronto que la pequeña localidad de Largos, en la costa landesa, con sus habitantes y su cantinero rock’n’Harley, no conoce el reposo.» Mag Polygone

«El francés Frantz Delplanque renueva la novela negra europea. La música juega un papel fundamental, pero el gran hallazgo de Delplanque es su protagonista.» Xavi Ayén, La Vanguardia

Inicio del libro:

Desde que la bofia se ha pasado a la jornada de treinta y cinco horas semanales, su rendimiento no ha mejorado nada. Louise llevaba desaparecida casi un año y yo todavía no había visto ni la sombra del hocico de esos tristes sabuesos apuntar hacia mí con intención de olisquear lo que andaba cavilando. El juzgado de Bayona había abierto un expediente judicial por detención ilegal y secuestro y yo ni siquiera figuraba entre la decena de testigos interrogados.*

Solo mi amigo Jean-Luc Taureau tuvo que responder a las preguntas de un inspector de la seguridad departamental. Lo abordó en la terraza de su propio bar, un búnker perforado por unas cuantas cristaleras que permiten disfrutar de las vistas al océano entre trago y trago de cerveza. La entrevista había durado una media hora, sin contar las interrupciones para servir a los clientes o cobrar las consumiciones.

-¿Y bien?

-Nada, Jon. Le expliqué que la desaparecida era una cliente ocasional. Que se presentaba siempre con la misma amiga. Le dije que habían intentado convencerme de que sirviera el agua Perrier con una rodaja de limón, pero que yo las reservo para el Martini.

-¿Estás de coña? ¿Le contaste eso?

-Sentí la necesidad de decirle la verdad.

-¿Eso es todo?

-Me dejó en paz cuando le expliqué que el Cap’tain Bar es una zona de «recalificación emancipada del poder terrestre»: «Sin duda, señor comisario, debido al hecho de que esta edificación fuera levantada en su momento por los nazis para que ahora venga la gente en pantalones cortos y polo rosa a comprar helados con los niños».

-Bien dicho.

-Y añadí: «Espacio de cohabitación no temporal, señor comisario. El territorio de las Landas es un reloj de arena volcado en los confines de la Tierra: el tiempo está congelado aquí desde hace millones de años; el tiempo real, quiero decir, no el que se mide con el reloj».

-¿Y no se lo tomó a pitorreo?

-Qué dices… Añadí además que con el paso de los años había visto cómo iba encogiendo el alma de mis clientes: «Y eso, señor comisario, debo decirle que es irreversible, y no solo por culpa de todas esas ondas que circulan por el aire, sino también, y sobre todo, porque no hemos sabido adaptarnos a la inmovilidad del tiempo».

Yo me mondaba… Lo sé, utilizo expresiones raras, es que nací en 1942.

-Vamos a tardar en verle asomar sus narices de nuevo por aquí.

Nada deja más aturdida la mente de un poli que las divagaciones de un espíritu libre.

Y, de hecho, al cabo de tres semanas el expediente fue archivado por el juzgado, a falta de elementos suficientes. Ni siquiera se había pasado el aviso a la Oficina para la Represión de Actos Violentos contra las Personas, especializada en desapariciones inquietantes. Tampoco a la brigada que la Policía Judicial de Burdeos tiene en Bayona. Seguramente la desaparición de Louise no había sido considerada «inquietante».

Una mujer que se volatiliza, sin duda movida por un repentino capricho, es como un gorrión posado en una rama que se echa a volar.

Tampoco es cuestión de montarse una novela.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]