Ficha técnica

Título: El viaje a Echo Spring. ¿Por qué beben los escritores? | Autora: Olivia Laing | Traducción: Núria de la Rosa | Editorial: Ático de los librosFormato: Rústica con solapas | Medidas: 15 X 23 cm |Páginas: 344 | Fecha: marzo 2016 | ISBN: 978-84-16222-06-3 | Precio: 18,90 euros

El viaje a Echo Spring

ÁTICO DE LOS LIBROS

Los seis escritores cuyas vidas se desgranan en este libro son muy famosos: Raymond Carver, John Cheever, Ernest Hemingway, Tennessee Williams, F. Scott Fitzgerald y John Berryman, muy conocidos por el público general.

Una intrépida crónica del viaje literario y físico que la periodista británica Olivia Laing emprendió para desentrañar el papel que el alcoholismo jugó en las vidas de John Berryman, Raymond Carver, John Cheever, F. Scott Fitzgerald, Ernest Hemingway y Tennessee Williams. «Echo Spring» es el nombre con el que el personaje de Brick, en la conocida obra de Williams La gata sobre el tejado de zinc, bautiza al armario donde se guarda el licor en la mansión. En una fascinante investigación que recorre las vidas de todos los maestros de la literatura y también mezcla las propias vivencias de la autora, criada en un hogar marcado por el alcoholismo. Laing, con deslumbrante detallismo, presenta una hermosa y clarificadora visión de la simbiosis entre alcoholismo, trauma, creatividad y conflictos sexuales, dibujando un inolvidable retrato de grupo de una generación de escritores irrepetible.

 

1

Echo Spring

Esta es la historia. Iowa City, 1973. Dos hombres en un coche, un Ford Falcon descapotable que ha conocido días mejores. Es invierno; el típico frío que hiere huesos y pulmones, que enrojece los nudillos y hace moquear la nariz. Si pudieras, mediante un acto milagroso, asomarte por la ventanilla mientras pasa el coche, verías que el hombre mayor, el que se encuentra en el asiento del pasajero, se ha olvidado de ponerse los calcetines. Lleva puestos unos mocasines sin cordones en los pies desnudos, ajeno al frío, como un estudiante de bachillerato durante una excursión veraniega. De hecho, tiene aspecto de muchacho: menudo, con chaqueta de tweed de Brooks Brothers, pantalones de franela, y el cabello peinado impecablemente. Solo la cara le traiciona, llena de pliegues y arrugas caídas.

     El otro hombre es más grande, más corpulento, de unos treinta y cinco años. Patillas, dentadura descuidada, jersey andrajoso agujereado en el codo. Todavía no son las nueve de la mañana. Salen de la carretera y se meten en el aparcamiento de la tienda de licores. El dependiente se encuentra en la entrada, con las llaves centelleando en su mano. Al verle, el pasajero tira de la puerta y sale, sin importarle que el coche siga en movimiento. «Para cuando entré en la tienda», escribirá el otro hombre mucho tiempo después, «él ya estaba en la caja con dos litros de whisky escocés».

     Se van con el coche, pasándose la botella del uno al otro. En pocas horas volverán a la Universidad de Iowa y se balancearán con elocuencia frente a sus respectivos alumnos. Ambos son también escritores, uno de ellos muy conocido, el otro se acerca al éxito.  

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]