Ficha técnica

Título: El santo bebedor | Autor: Géza von Cziffra | Editorial: Acantilado | Traductora: Nieves Trabanco | Colección: El Acantilado, 190 | Género: biografía | ISBN: 978-84-92649-09-9 | Páginas: 160 | Formato: 13 x 21 cm | Encuadernación: rústica cosida | PVP: 17 euros

El santo bebedor. Recuerdos de Joseph Roth

EDITORIAL ACANTILADO

 

 Evocación directa, emotiva y feliz del amigo, el presente libro es, sin embargo, también retrato de un mundo desaparecido. La memoria invoca historias de emigrados, la desintegración del imperio austro-húngaro y el exilio obligado por el nacionalsocialismo, y todo ello desde la vida errática, literaria, sentimental y añorada de quien fue uno de los mayores escritores europeos del siglo XX.

 

I

«La verdad es que a mí no se me podía ayudar en la Tierra».

Ésta fue la frase que escribió a altas horas de la noche mi amigo Joseph Roth en una hoja que apretó contra mi mano. «Alférez, si está usted cerca cuando vengan a buscarme los ángeles, cuide de que esa frase sea inscrita en mi lápida». «A sus órdenes, mi teniente-dije, y saludé desde mi asiento. Después leí la futura inscripción funeraria y pregunté-: ¿La ha escrito usted?». «No, no yo, sino un poeta alemán con el que me siento emparentado: Heinrich von Kleist-respondió mi amigo. Después añadió en tono de reproche-: En realidad es una gran laguna cultural que usted no lo conozca, pero proviniendo de un cadete de Su Majestad Imperial no se lo tomo en cuenta». «Muy generoso, mi teniente», dije, y volví a saludar.

Pero no llevábamos uniforme, tampoco nos encontrábamos en un cuartel, sino en el Lunte, el café de artistas de Berlín, que estaba abierto toda la noche y en el que se podía tomar a cualquier hora una sopa de guisantes. Había dos clases de sopa de guisantes: la ración simple, einspänner, por treinta centavos, y la doble, zweispänner, por cincuenta. La primera era una ración normal; con la segunda
ponían dos cucharadas y un poco más de sopa. Mi amigo comía allí por «razones de trabajo», como él afirmaba; y yo, sencilla y llanamente, tenía hambre. 

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]