Ficha técnica

Título: El lugar de la literatura española | Autor: Fernando Cabo Aseguinolaza  | Editorial: Planeta de Libros | Colección:  Historia de la literatura española 9 | Género: Ensayo | ISBN: 978-84-9892-418-3 | Páginas: 840 | Formato:  15,5 x 23 cm.| Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta |  PVP: 35,00 € | Publicación: 27 de septiembre de 2012

El lugar de la literatura española

PLANETA DE LIBROS

En la Península Ibérica convergen literaturas vinculadas a estados-nación, literaturas nacionales sin rango estatal e incluso literaturas anacionales (como las escritas en hebreo o árabe), por no hablar de las que adquieren una dimensión extrapeninsular, como la hispanoamericana, la lusófona o, con otro criterio, la europea. De ahí la importancia de plantearse, como ha hecho Fernando Cabo, la cuestión del lugar de la literatura española, que implica cuestiones como la misma invención del concepto (con una decisiva aportación de extranjera), la recepción que ha tenido en Europa a lo largo de los siglos, su relación con otras tradiciones literarias, la importancia que cobra el relato de lo oriental o la dimensión americana (de la época colonial a la universalización del boom, pasando por el modernismo). El presente ensayo completa con una perspectiva global, de corte comparatista, las aportaciones de los volúmenes anteriores de esta Historia. 

 

1

¿PERO QUÉ ES UNA LITERATURA NACIONAL?
LA CONSTRUCCIÓN DE LA LITERATURA
NACIONAL ESPAÑOLA

ALGUNAS VERSIONES DE LO NACIONAL EN LITERATURA 

Lo nacional, en lo que se refiere a la literatura, se concibe de muchas maneras distintas, como todo el mundo sabe. No obstante, alguna vez Anne-Marie Thiesse, buena conocedora de la cuestión, ha señalado que el utillaje básico para la construcción nacional se compone de un número bastante limitado de elementos, que pueden combinarse de varios modos de acuerdo con las circunstancias específicas. Asimismo ha destacado la autora francesa, conocida estudiosa del proceso de nacionalización literaria en su país, que este utillaje y algunos de sus modos básicos de combinación han sido en lo esencial un producto europeo, aunque exportado con éxito notable más allá de sus fronteras ya desde los inicios del siglo XIX. Añádase a lo anterior que, hasta no hace mucho, la literatura era uno de los elementos que debían ser tenidos en cuenta con un mayor peso específico en cualquier proceso nacionalizador. Probablemente quepa discutir si su importancia sigue siendo la misma, pero no que la interrelación entre literatura y nación haya dejado un evidente poso histórico en la manera de interpretar la obras literarias y también de escribirlas durante todo el período moderno. Una de las evidencias más claras en este aspecto es la fortuna de la acuñación literatura nacional, ligada de una u otra manera a los estudios literarios modernos y al establecimiento y percepción de tradiciones que permitiesen establecer continuidades históricas y caracterizaciones generales de la literatura ligada a eso que, sobre una base lingüística, étnica o política, se llama nación.

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]