Ficha técnica

Título: El libro negro | Autores: Vasili Grossman y Ilyá Ehrenburg|  Traducción:  Jorge Ferrer | Introducciones: Irina Ehrenburg e Ilyá Altman | Editorial: Galaxia Gutenberg | Colección:  Narrativa | ISBN: 978-84-8109-927-0| Páginas: 1232 | Formato:  13 x 21 cm.| Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta |  PVP: 35,00 euros

El libro negro

GALAXIA GUTENBERG

El libro que Stalin encargó y nunca se atrevió a publicar.

Recopilación de cientos de testimonios de los supervivientes al exterminio de diversos pueblos, principalmente del pueblo judío, llevado a cabo por los nazis en las tierras conquistadas de la Unión Soviética entre 1941 y 1944.

Un libro imprescindible para todos aquellos que quieran penetrar en los destinos individuales de las víctimas más allá de las cifras de los historiadores.

Cuando el 22 de junio de 1941 el ejército alemán cruzó la frontera de la Unión Soviética dio comienzo uno de los más espeluznantes episodios de la Segunda Guerra Mundial. Conocemos las célebres batallas y hemos visto la bandera del Ejército Rojo levantándose sobre el Reichstag. Menos se ha escrito sobre una realidad atroz. A saber, que la tierra conquistada fue escenario de una práctica de exterminio de diversos pueblos, y muy principalmente del pueblo judío, que se cobró la vida de millones de inocentes. Las masacres o los campos de concentración levantados con la misma prisa con la que se administraba la muerte, no eran una mera consecuencia de la guerra. Bien al contrario, el exterminio era su razón de ser. El ejército alemán actuaba de acuerdo a un plan sistemático diseñado en Berlín y nacido en la pragmática racista del Tercer Reich.

Vasili Grossman e Ilyá Ehrenburg compilaron los testimonios de los supervivientes para que el mundo conociera la insondable magnitud del horror. Cientos de testimonios llegados a sus manos o recogidos por medio de entrevistas a las víctimas sirvieron para erigir un monumento hecho de sangre y heroísmo, el de quienes padecieron el encierro en los guetos y tomaron el camino de la ejecución; el de los pocos que se atrevieron a desafiar a los verdugos. Vetada su publicación por Stalin y convertido en secreto manuscrito, El libro negro ha llegado a nosotros como llegan los milagros, como aflora siempre la verdad.

La que nos habla del horror que padecieron los hombres y la dignidad con la que enfrentaron el martirio. 

 

Introducción a la edición rusa de 1993 

La historia de El libro negro se asemeja a la historia de nuestro país. También en ella hay muchos hechos aún ocultos o, como se suele decir ahora, «manchas negras». Entrevisté a muchas de las personas que trabajaron en él, leí varios textos sobre el libro que, por suerte, han comenzado a ver la luz ahora, investigué en varios archivos y todo ello me ha permitido desentrañar en parte la enrevesada epopeya de El libro negro.

     Durante la guerra, hubo mucha gente que envió a Ilyá Ehrenburg desde el frente de batalla una enorme cantidad de documentos encontrados en los territorios liberados de las fuerzas de ocupación; en las cartas que acompañaban aquellos documentos, sus remitentes le relataban lo que habían visto u oído. A partir de todos esos materiales, Ehrenburg decidió reunir los diarios que le habían sido remitidos, las cartas escritas en vísperas de la muerte, los testimonios acerca de la aniquilación de los judíos perpetrada por los soldados hitlerianos y publicarlos bajo el título El libro negro. Trabajando a cuatro manos con el escritor Vasili Grossman, ambos se dieron a la tarea de hacer una selección de los materiales más notables, que abreviaron, y aclarar aquellos pasajes que podían resultar de difícil comprensión. Grossman y Ehrenburg involucraron en el proyecto a otros escritores y periodistas. A esos efectos, fue creada una Comisión editorial adscrita al Comité Judío Antifascista.

     Ya en 1943 Ehrenburg escribe a uno de sus lectores: «Ahora estoy trabajando en El libro negro».

[ADELANTO DEL LIBRO EN PDF]